Pages

Saturday, May 30, 2009

Cuba y su régimen social

Publicado el sábado, 05.30.09
Cuba y su régimen social
By OSCAR PEÑA

Si la respuesta la diera el régimen castrista, confundiría a la opinión
pública internacional con la falacia y el crimen de calificarlo de
socialista, sin mencionar que es comunismo (salud pública y educación
gratuita sin libertad política, económica y social). Los adversarios
diríamos que es una dictadura totalitaria y una tiranía. Efectivamente
en nuestro país se conjugan todas esas características, pero los
llamados revolucionarios que se adueñaron del poder en Cuba en 1959 han
instaurado un mecanismo siniestro de opresión. No existe un sistema de
esclavismo clásico, ya que las fuerzas productivas humanas no son
obligadas a trabajar a latigazos, pero el sistema que establecieron en
Cuba, que ha cumplido 50 años, tiene todas las características de
explotación y las presiones de un sistema feudal, donde los ciudadanos
son siervos de la gleba.

Expliquemos por qué. En el sistema feudal las tierras son propiedad del
rey o de los señores feudales, cuyos dominios son una especie de estado,
y en Cuba todas las tierras son del estado, así como las fabricas,
minas, bancos, empresas, ferrocarriles, en fin, todos los medios de
producción y servicios, los hospitales, universidades, escuelas. También
son del estado todos los medios de comunicación televisados, radiales y
escritos con el agravante de que ningún ciudadano independiente puede
hacer uso de ellos, ni los que los usan pueden salirse del libreto
oficial. Tampoco puede crearse legalmente ninguna organización
independiente del estado. Todas las organizaciones, incluyendo las
estudiantiles, los sindicatos obreros e intelectuales pertenecen todas
al estado. El rey o comandante en jefe, como se hace llamar el dueño de
Cuba que tomó el poder por las armas y métodos terroristas, en estos 50
años no ha realizado elecciones genuinas ni ha admitido la libertad de
expresión, de reunión, violando todos los derechos civiles de los
ciudadanos cubanos.

En la historia de Cuba jamás el pueblo cubano --ni ayer, ni hoy-- ha
sido nunca enemigo del pueblo norteamericano y aunque en este medio
siglo se ha sido intentado trasmitir y fabricar --igual que se pasa la
electricidad a un poblado oscuro-- odio del pueblo cubano a los Estados
Unidos, todo ha sido en vano. Ahora mismo hay en la Casa Blanca un
presidente norteamericano que se dirige al gobierno y al pueblo cubano
sin arrogancias, ni prepotencias, eliminando restricciones de viajes de
cubanos a la isla, de envíos de remesas sin límites, posibilita que Cuba
pueda poner los cables e instalaciones para la internet para todo el
pueblo y otras muchas medidas. Asiste a la Cumbre de las Américas
receptivo a las críticas y a las sugerencias y abre sus brazos al
régimen cubano para que ellos abran los suyos, y el rey cubano da un
tirón a su castillo y vuelve a enterrar las esperanzas que había
brindado al enfermarse su sucesor.

Cuba es como una monarquía feudal, donde el rey tiene la última palabra
y decide la política del país por decreto o reflexiones. Existen por el
mundo alrededor de 3 millones de cubanos exiliados y dentro del país la
triste realidad de más de 3 millones apuntados en listas, bombos y
buscando la forma de irse. Y sin embargo el rey de Cuba responde que
Cuba no tiene que hacer ningún tipo de gestos o pasos ante las
disposiciones del presidente norteamericano. En esta oportunidad tiene
razón el rey porque los gestos que tiene que hacer son ante el pueblo
cubano, eliminando el desastroso inmovilismo nacional y la invención de
enemigos y fantasmas que no existen. Abrir el puño nacional y no
atravesar más palos en la rueda es la respuesta que se requiere en Cuba.

Es por todo ello que debemos comprender a qué tipo de régimen social se
ha tenido que enfrentar la población cubana. La sociedad cubana tiene
ansias y sueños de libertad, pero no tiene los medios de organizarse
para defenderse de los abusos de un sistema monárquico feudal. Es muy
penoso el cuadro de Cuba. Parece que ayer, buscando la perfección que no
existe en ningún país del mundo, el pueblo cubano fue un irresponsable
social. Y ha retrocedido tanto en estos 50 años, que hoy se conformaría
con sólo poder regresar al status económico que tenía en 1959. ¿Seremos
mañana en libertad más responsables?

oscarpenacuba@aol.com

OSCAR PEÑA: Cuba y su régimen social - Opinión - El Nuevo Herald (30 May
2009)

http://www.elnuevoherald.com/opinion/story/462412.html

1 comment:

JuanFrisko said...

En el blog, www.OtrosCucos.net hay interesantes artículos sobre la libertad de expresión. Quedan cordialmente invitados a visitarlo.