Pages

Tuesday, May 02, 2017

Primero de Mayo en La Habana con bandera de EEUU

Primero de Mayo en La Habana con bandera de EEUU
PEDRO CAMPOS | Miami | 2 de Mayo de 2017 - 06:05 CEST.

El desfile de este Primero de Mayo en La Habana fue abierto por una
bandera de EEUU, portada por un hombre de piel negra, que se adelantó a
la carrera ante el desfile. Varios agentes vestidos de civil lo
persiguieron, capturaron y sacaron en peso del área.

La carrera de ese cubano abanderado duró menos de un minuto, pero su
acción será recordada por años.

Y es que ante tanta insistencia de parte del Gobierno castrista de
responsabilizar a EEUU con las desgracias de los trabajadores y el
pueblo cubano, en virtud de esa ley física natural de la reacción ante
toda acción, buena parte de nosotros, en lugar de buscar en EEUU la
causa del continuado desastre al que hemos sido sometidos durante más de
medio siglo, ahora parece encontrar la solución.

Y no es que los cubanos quieran o deseen una intervención de EEUU en
Cuba, como sistemáticamente ha venido anunciando el castrismo para
tratar de justificar su represión; es que la gente ha ido comprendiendo,
en virtud del intercambio internacional, de la presencia en EEUU de más
de un millón de cubanos, de la ayuda que reciben de sus familiares en
ese país y del acceso a internet, que los trabajadores en Cuba son mucho
más explotados por el capitalismo de Estado, dizque socialista, que los
trabajadores norteamericanos por el capitalismo privado.

Y ese es el verdadero significado de esa bandera norteamericana abriendo
el desfile.

Ya los cubanos no se tragan más que la "revolución cubana es de los
humildes, por los humildes y para los humildes" ni que el "socialismo"
sustentado en el estatalismo asalariado, es la salvación de los
trabajadores, la nueva sociedad libre y democrática prometida por los
socialistas originales.

Ante la represión absoluta a la que están sometidos por la
buro-burguesía que se escuda en el Partido Comunista y el aparato
gubernamental que administra tierras, fábricas y empresas de producción
y servicios, los trabajadores cubanos han optado por irse del país,
crear sus propios negocios o expropiar directamente al Estado a través
de las sustracciones diarias de medios y recursos para poder sobrevivir.

La burocracia llama a unos "traidores", "apátridas", a otros
"mercachifles", "ladrones", y cuantos epítetos encuentra para acusar o
desprestigiar a trabajadores que no soportan más el nivel de explotación
al que son sometidos. Cada cual se libera como puede y los que siguen
dentro del sistema, aplican la ley de justa compensación que ya existía
en el imperio romano. En verdad, la gran corrupción y el robo más
descarado de la historia de la Cuba republicana es el que han venido
realizando los Castros y sus burócratas. Primero robaron a propietarios
cubanos y extranjeros dueños de grandes, medianos y pequeños capitales.
Luego a los trabajadores todos, apropiándose de la mayor parte de las
ganancias y hasta de sus salarios.

En estos casi 60 años de explotación asalariada por el Estado, los
cubanos han ido comprendiendo que la libertad individual es directamente
proporcional a la posibilidad de trabajar para sí mismos. Gracias al
intercambio de todo tipo con EEUU, han llegado a entender que en esa
sociedad "imperialista" que siempre nos han presentado como el enemigo
que quiere apoderarse de nuestras tierras y recursos, los cubanos han
encontrado no solo abrigo y ayuda, sino la existencia de un sistema de
libertades y protecciones al ser humano, que jamás han estado presentes
en el "socialismo" castrista, el cual pretende lecciones con la
educación y la salud "gratuitas" que ya todo el mundo sabe que no lo son.

Y no es que los asalariados norteamericanos no sean explotados, es el
que el sistema mismo de libre empresa, para funcionar, está obligado a
libertades y mecanismos que comparten todos los ciudadanos
independientemente del nivel de sus propiedades, que les posibilitan
muchas opciones de trabajo a diferencia de Cuba, donde prácticamente hay
un solo empleador.

El sistema capitalista, con su libre mercado y sus posibilidades de
créditos y asociaciones mercantiles, facilita el trabajo libre,
individual o asociado, que a la larga superará el trabajo asalariado. En
EEUU, doscientos mil cubanos han establecido negocios propios o con
asociados, cerca del 80% de los empleos del país lo aportan pequeñas y
medianas empresas, la mayoría de capital asociado, hay más de un millón
de cooperativistas, muchas de las grandes empresas comparten las
acciones con sus trabajadores y los trabajadores individuales suman
varios millones, gracias a las facilidades de las nuevas tecnologías.

No es por tanto extraño que muchos cubanos prefieran vivir en un sistema
socioeconómico como el de EEUU, donde el nivel de vida de la mayoría de
los trabajadores multiplica por 50 el del promedio del asalariado cubano
(US$24.00).

Visto así, nada tiene de extraño que el desfile de los trabajadores en
La Habana, lo haya abierto un cubano negro empuñando una bandera de EEUU.

Source: Primero de Mayo en La Habana con bandera de EEUU | Diario de
Cuba - http://www.diariodecuba.com/cuba/1493697559_30796.html
Post a Comment