Pages

Friday, May 12, 2017

Cuba, detrás de Maduro

Cuba, detrás de Maduro
Los Castro han manejado todas las cuerdas del régimen venezolano desde
que Chávez asumió el poder.
Por: Plinio Apuleyo Mendoza 12 de mayo 2017 , 12:03 a.m.

Hasta ayer, 39 muertos y cerca de 700 heridos; centenares de estudiantes
golpeados, detenidos o quemados con bombas incendiarias; valerosas
mujeres que corriendo igual riesgo marchan día tras día por las calles
de Caracas y de otras ciudades del país, mientras la Guardia Nacional,
la Policía Bolivariana y los 'colectivos' armados por el régimen
intensifican sus feroces acciones represivas.

Lo triste es que ante tal horror que vive hoy Venezuela la comunidad
internacional mantiene una parsimoniosa distancia. La OEA, es cierto,
aprobó una reunión de cancilleres continentales para estudiar el caso
venezolano. Pero con excepción del presidente argentino Macri y del
mandatario peruano Kuczynski, los gobiernos de la región guardan igual
prudencia. Están aún lejos de condenar la dictadura de Maduro. El
presidente Santos, que ahora confiesa haber calificado de fracaso la
revolución bolivariana, quiere evitar situaciones de choque y secunda la
propuesta del papa Francisco de buscar en Venezuela un diálogo del
Gobierno con la oposición.

Maduro sabe hoy que cualquier proceso electoral le es adverso. La
encuesta Hercon reveló a fines del pasado mes que el 88,5 por ciento de
los venezolanos no lo aprueban. Desean un cambio. De ahí que haya
decidido impedir las elecciones previstas en diciembre para elegir
gobernadores y alcaldes. Siguiendo las indicaciones de Raúl Castro, a
quien visitó en abril de este año, quiere imponer ahora una
constituyente cortada a su medida y sin previa consulta popular. Es el
engañoso recurso de toda dictadura para blindar su poder.

Hay una verdad que solo a medias conoce el mundo: Cuba es el poder
detrás del trono. Los Castro han manejado todas las cuerdas del régimen
venezolano desde cuando Chávez asumió el poder. Le suministraron la
mejor de sus armas: vigilantes y represivos servicios de inteligencia
copiados de la Stasi alemana. Nunca he olvidado lo que hace varios años
me contó en secreto el almirante Carratú Molina, hoy exiliado en Miami.
Colectivos de seguridad cubana han penetrado las Fuerzas Armadas de
Venezuela para ejercer sobre ellas una cuidadosa vigilancia. Controlan
viajes, visitas a guarniciones o reuniones privadas de los mandos
militares. Incluso, sus ascensos.

Pues bien, ahí está la respuesta a las perplejas preguntas que hoy se
hace todo el mundo: ¿por qué no se cae Maduro? ¿Por qué los militares no
reaccionan ante el desastre que vive el país? ¿Será solo el efecto de
las prebendas recibidas?

Mi antigua y estrecha vinculación con Venezuela me ha permitido seguir
muy de cerca su vida política y los tormentosos avatares que ha vivido
su democracia. Allí me inicié como periodista en El Nacional y en La
Esfera, y acabé por dirigir las dos revistas más relevantes del país,
Elite y Momento. En esa época la situación económica era muy sólida, los
líderes democráticos estaban en el exilio y no había manifestaciones
populares en contra del régimen dictatorial de Pérez Jiménez. En este
ambiente de resignada pasividad, recuerdo haber recibido una invitación
para presentar un saludo de fin de año a Pérez y sus ministros en el
palacio de Miraflores. No hacerlo implicaba el riesgo de quedar en manos
de Pedro Estrada, su famoso jefe de seguridad. Nada auguraba en
Venezuela cambio alguno. Cuál sería nuestra sorpresa cuando dos días
después se levantó contra aquella dictadura la base militar de Maracay.
Tal tentativa de golpe fracasó, pero en las calles por primera vez
estalló una protesta popular secundada por paros cívicos y proclamas.
Veinte días después, el 23 de enero de 1958, los militares derrocaron la
dictadura y restablecieron la democracia.

Esta experiencia que se mantiene viva en mi memoria me lleva a pensar
que no serán Maduro ni los cubanos quienes se saldrán con la suya, sino
el bravo pueblo que vemos todos los días en las calles.

PLINIO APULEYO MENDOZA

Source: Cuba, detrás de Maduro - Plinio Apuleyo Mendoza - Columnistas -
Opinión - ELTIEMPO.COM -
http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/plinio-apuleyo-mendoza/cuba-detras-de-maduro-plinio-apuleyo-mendoza-87224
Post a Comment