Pages

Thursday, October 06, 2016

Son más importantes los tanques que las personas?

¿Son más importantes los tanques que las personas?
Raúl Castro, ante el paso de Matthew, visitó la Región Militar de
Guantánamo, más no se acercó al pueblo en ningún momento
Jueves, octubre 6, 2016 | Roberto Jesús Quiñones Haces

GUANTÁNAMO, Cuba.- Si viviéramos en una democracia, el reciente viaje a
Guantánamo del General de Ejército Raúl Castro Ruz habría provocado una
fuerte crítica de los medios de comunicación.

El pasado domingo Raúl "estuvo en Guantánamo". He entrecomillado la
expresión porque así lo divulgó la prensa oficialista, aunque el
gobernante sólo estuvo en la sede del gobierno provincial, donde se
reunió con los miembros del Consejo Provincial de la Defensa Civil,
luego visitó la región militar y terminó su periplo en el batallón de la
frontera. Con todo respeto por las autoridades que lo recibieron, los
lugares mencionados y la prensa oficialista, pero eso no es una visita a
Guantánamo.

La prensa "revolucionaria" informó del suceso al día siguiente, cuando
Castro estaba de regreso en Santiago de Cuba. En la información ofrecida
al pueblo se dejó constancia de que las autoridades de Guantánamo
dijeron al general que estaban asegurados los principales suministros
alimenticios a la población para capear el temporal que se avecinaba.

Si bien es cierto que desde el viernes 30 de septiembre comenzaron a
venderse los productos de la canasta básica, no lo fue, ni lo es, que la
población tuviera un acceso moderadamente cómodo a la compra de
productos indispensables ante situaciones como éstas pues en las tiendas
no hubo -ni hay- suficientes lámparas recargables, velas ni radios
portátiles, objetos sumamente útiles ante la cercanía de un huracán. En
una provincia donde aún no se puede comprar libremente el gas licuado y
que depende casi absolutamente de la energía eléctrica para la cocción
de los alimentos tampoco se vendió kerosene, alcohol o carbón vegetal.

Las colas frente a las dulcerías, panaderías y mercados liberados para
adquirir galletas duras, dulces, refrescos, sirope y panes se
mantuvieron desde el viernes 30 de septiembre hasta el mismo martes 4 de
octubre, fecha en que Matthew penetró por la parte más oriental del
país. Si Raúl hubiera salido a las calles habría constatado el desagrado
de la población ante el déficit de estos productos en los mercados y su
desacuerdo con lo que los dirigentes provinciales le aseguraron.

Pero el gobernante prefirió ir a la Región Militar, quizás para conocer
cómo estaban los tanques y las unidades artilleras.

Guantánamo no ha gozado nunca de la preferencia de las máximas
autoridades nacionales, un problema que surgió desde los primeros
diferendos con los norteamericanos que ocupan la Base Naval, según los
más viejos e informados. Todavía retumba desagradablemente en el
recuerdo de muchos guantanameros la tristemente célebre frase de Fidel
Castro, dicha en un 26 de Julio aquí, de que "Guantánamo es una
provincia del tercer mundo en un país del tercer mundo".

Pero antes de 1959 no fue así pues la ciudad era una de las más
prósperas de Cuba gracias al intercambio comercial y laboral con la Base
Naval. Debido al diferendo con EE.UU después de 1959 y a las supuestas
invasiones norteamericanas que desde allí debían surgir -según el
castrismo-, Guantánamo se fue atrasando con respecto a otras ciudades.
Hoy su red vial está en un estado tan deplorable que cualquier turista
pudiera pensar que fue bombardeada por los yanquis.

La prensa sí que le dedicó una desmesurada atención a la ciudad de
Santiago de Cuba a pesar de que no sufrió con la misma magnitud que
Guantánamo los embates de Matthew. Todavía hoy, cuando Matthew ya salió
de Cuba, de lo ocurrido en Baracoa y Maisí no se sabe casi nada. Por
supuesto, la presencia de Castro en Santiago ha sido transmitida una y
otra vez, ciudad donde sí salió a la calle y, al menos, tuvo un
encuentro televisado con la población, eso sí, protegido por su nutrido
cuerpo de seguridad, algo que siempre me llama la atención, porque, si
nuestros dirigentes son tan queridos por el pueblo, ¿por qué su
seguridad personal es tan numerosa? Y conste, es algo que se aprecia
hasta en las reuniones del Comité Central y de la Asamblea Nacional del
Poder Popular donde quienes participan en ellas se supone sean
castristas leales.

No creo que los presidentes del resto del mundo cuenten con un servicio
de seguridad tan amplio. De lo que sí estoy seguro es de que cualquier
presidente de un país democrático, en una situación como la que se acaba
de vivir en Guantánamo, habría priorizado contactar con la población en
vez de visitar unidades militares.

Source: ¿Son más importantes los tanques que las personas? | Cubanet -
https://www.cubanet.org/destacados/son-mas-importantes-los-tanques-que-las-personas/
Post a Comment