Pages

Friday, November 25, 2016

El joven cubano que envejeció en prisión

El joven cubano que envejeció en prisión
"Aquí llegué cuando era casi un niño, y hoy soy un hombre maduro con
canas y arrugas… Aquí fui perdiendo cada diente."
Viernes, noviembre 25, 2016 | Ángel Santiesteban

LA HABANA, Cuba.- Pedro de la Caridad Álvarez Pedroso emigró siendo un
niño a los Estados Unidos y se radicó en Miami. Atrás dejó su casa, a su
padre, a mucha de su gente… Desde aquella infancia tan temprana no podía
entender las razones que hicieron que la madre se decidiera por el
exilio, tampoco pudo explicarse los motivos que llevaron a tantos
cubanos a viajar al norte. Nada entendía, ni siquiera cuando le dijeron
que no estar conforme con los gobernantes no era suficiente para cambiar
la insoportable realidad. Él entendía muy poco en esos días, pero sí
estaba seguro que pensar en contra del dictador era peligroso, eso sí
que lo sabía muy bien; su madre no dejaba de advertirlo para que no
repitiera en la calle lo que escuchaba en su casa. Marcharse fue el
único camino, para entonces él no lo entendía.

Con muchas dudas hizo el viaje hacia la adolescencia, luego vendría la
juventud, y su inconformidad no lo abandonó jamás. En 1991 le llegaría
la oportunidad de sacrificarse por su país. Muy bien que recuerda todo
cuanto sufrían los cubanos por un llamado "período especial" que ellos
no crearon, esos años en que la penuria se acrecentó a niveles
insoportables.

A través del Partido Unidad Nacional Democrática (Pund), dirigido en ese
entonces por Sergio González, lo convencieron para que se infiltrara en
Cuba donde debían crear guerrillas, realizar sabotajes a las industrias.
Pedro formaría parte de un frente de lucha contra la dictadura, la que
suponían estaba ya en los últimos estertores después de la caída del
campo socialista.

Todo le pareció fácil y sobre todo estimulante. La emoción de Pedro y la
de sus acompañantes, Daniel Santovenia Fernández y Eduardo Díaz
Betancourt, era creciente. Estuvieron algún tiempo en campos de
entrenamiento, donde aprenderían estrategias de supervivencia. También
recibieron preparación para manejar armas y conocieron elementos que lo
ayudarían a establecer comunicaciones. Y finalmente llegó el día de la
infiltración, que tuvo lugar en un punto muy cercano a la ciudad de
Cárdenas.

Solo habían dado unos pasos cuando fueron interceptados; sin dudas los
estaban esperando, sin dudas alguien los había delatado. Eduardo Díaz
Betancourt insistió mucho en tomar aquel camino que no parecía el mejor,
Eduardo Díaz Betancourt no atendió a la insistencia de los acompañantes
que pensaron en un camino diferente, y de inmediato sucedió aquel
intercambio de disparos en el que perdió la vida el propio Eduardo, ese
que muchos vecinos de Cárdenas aseguran haber visto y que no era más que
un soplón; pero eso son solo especulaciones, y quizá hasta mal
intencionadas.

Lo que sí es cierto es que Pedro y Daniel fueron sancionados a treinta
años de prisión, y cuando digo prisión es prisión dura; una prisión al
peor estilo de los Castro, especialistas en agonías. Los jóvenes que
intentaron liberar a su Patria, sacrificando sus vidas, pasaron muchos
años encerrados en celdas de máxima seguridad después que los condenaran
a pasar veinte años encerrados. Hasta hoy los han mantenidos separados,
nunca permitió la casualidad que coincidieran en alguna de las tantas
cárceles a las que fueron enviados.

Daniel está en la cárcel de Agüica, en Matanzas, tristemente conocida
por su celda "La polaca", solo comparada con el infierno. Si hay sol
sientes que te hierves en tus sudores, si hay lluvia pescas un catarro.
En el invierno, en esas llanuras matanceras donde el frío tiende a ser
más intenso, piensas que de los dientes van a saltarte de la boca de
tanto chocar. Ese espacio no tiene más aliciente que contar las
estrellas en las noches u observar de día el paso de las aves.

A Pedro lo conocí en la prisión "La Lima". Lo trajeron unos días después
de que yo llegara. Cuando supe que era un opositor le pedí que viniera
para mi pasillo. También estaba allí Lamberto Hernández. Debió ser por
eso que los presos bautizaron, jocosamente, al pasillo como "La base
naval de Guantánamo". Después de que me revocaran para la prisión 15-80,
Pedro se mantuvo al tanto de mi suerte a través de mi familia.

El sábado pasado fui a visitar a Pedro a la prisión de Toledo I. Fue
allí donde quiso que escuchara sus quejas. Me contó que el pase,
autorizado por las leyes de prisiones, que debe ser cada sesenta días y
que le permite compartir por tres días con sus familiares, le había sido
suspendido. Resulta que algún preso, con residencia en los Estados
Unidos, había aprovechado el suyo para largarse a Miami sin cumplir toda
su condena. Otro procedimiento arbitrario del régimen que viola sus
propias leyes para sacar de quicio a sus reclusos.

Un buen rato conversé con Pedro, y quise saber un poco lo que había
pasado con quienes dirigían hace veinticinco años el Partido, y él se
encogió de hombros. Entonces pregunté si los que ahora se ocupaban de la
dirección lo estaban atendiendo, y él movió la cabeza a los lados,
parecía avergonzado. Según él, desde hace mucho tiempo no le envían
ningún tipo de ayuda, ni siquiera algo de comida que ayude a su padre
con la comida que le lleva en las visitas. Únicamente recibe cincuenta
dólares por mes.

"Casi tan terrible como la condena ha sido sufrir el desprecio y el
olvido de los que pensé eran mis aliados", dijo Pedro con envejecida
tristeza. Y miró con pena a su viejo padre, confesó que le dolía mucho
haber hecho padecer tanto a quienes no estuvieron implicados en su
decisión. Acariciando las manos de su viejito dijo que él y Daniel
podrían ser los presos cubanos que más años llevan en prisión…, y yo no
supe qué decir, pero él siguió desahogándose.

"Aquí llegué cuando era casi un niño, y hoy soy un hombre maduro con
canas y arrugas… Aquí fui perdiendo cada diente."

Pedro suponía que la pérdida de un diente, la aparición de las ganas, la
llegada de las arrugas y las enfermedades, eran acontecimientos que
debió pasar junto a su familia, sobre todo con su madre, pero todas esas
cosas le sucedieron en la soledad de una cárcel, en total indefensión,
sin consuelos.

A pesar de todo y de los veinticinco años que transcurrieron desde su
encarcelación, a pesar del desprecio de muchos de los que fueron sus
compañeros, y a pesar de las torturas, no dudaría si tuviera que hacer
lo que antes hizo, pero ahora más convencido. Aseguró que en la cárcel
estuvo creciendo cada día su determinación, porque fue allí donde su
carne entendió la necesidad de libertad que tienen los cubanos. Pedro
sigue creyendo, y ahora con más fuerza, que habrá que expulsar a tantos
miserables del poder.

Confieso que sentí mucha pena por aquel amigo que vivió, y despidió, en
prisiones su preciosa juventud, en medio de la violencia y casi olvidado
por los suyos. Pedro hablaba sin dejar de mirar hacia afuera, a través
de la ventana del pabellón de visitas, pero su mirada no podía ir más
allá del muro altísimo de la prisión. Ese muro le impedía ver la calle
que él imagina sin dictadura.

Source: El joven cubano que envejeció en prisión | Cubanet -
https://www.cubanet.org/destacados/el-joven-cubano-que-envejecio-en-prision/
Post a Comment