Pages

Monday, June 05, 2017

Cuba y la cabeza cortada de Trump

Cuba y la cabeza cortada de Trump
Vamos a ver qué pasa cuando venga Trump a Miami para anunciar su cambio
de política hacia Cuba. ¿Habrá tenido bien puesta la cabeza al decidir
qué hacer con La Perla del Caribe?
Jorge Dávila Miguel, Miami | 05/06/2017 10:18 am

Kathy Griffin se fotografió con la cabeza sangrante y cortada de Trump.
Claro, una réplica. Llama la atención cuanta sangre le pusieron en el
rostro al presidente. Estaba todo rojo, como un tomate decapitado. En la
preparación de la sesión fotográfica deben de haberse divertido mucho la
Griffin, una comediante —quien suplicó el perdón cuando estalló el
escándalo— y su fotógrafo Tyler Shields, quien no se arrepiente para
nada. Tal vez porque es menos conocido y le hace falta el griterío.
Shields dice que su foto es arte. En estos días se le llama arte a
cualquier cosa; en realidad en estos días se llama cualquier cosa a
cualquier cosa. Griffin bromeó con el fotógrafo antes de subir la foto a
la Internet. Le dijo: "Nos tendremos que mudar para México", mientras
salivaba por el revolico y la gloria de ser elevada hasta las primeras
filas del combate contra Trump. Pero lo que pasó es que la expulsaron de
la CNN, hasta Anderson Cooper y Chelsea Clinton la repudiaron y se quedó
sin escalera. Solamente colgada de la cabeza cortada y sangrante de Trump.
Aunque no es nada nuevo. En Game of Thrones pusieron la cabeza de George
Bush en una pica; Snoopy Dog en un video clip le dio un tiro al
presidente vestido de payaso y Madona clamó por volar la casa Blanca.
La "obra artística" de Griffin–Shields remeda nada más y nada menos que
la escultura de Cellini Perseo con la cabeza (decapitada)
de Medusa, pero eso ya se le había ocurrido con Trump a un profesor de
Alaska hace algún tiempo. Pero si endeble es la "obra artística" de la
comediante y el fotógrafo, falsa fue la "honesta" súplica del perdón por
parte de la Griffin. No lo hizo por contrición o comprensión, sino
porque le salió mal la jugada. Su enorme y débil ego recibió el embate
del rechazo. Nadie se lo creyó, aunque saliera en la tele sin maquillaje
y sin peluca para subrayar desolación.
Y vamos a ver qué pasa cuando venga Trump a Miami para anunciar su
cambio de política hacia Cuba. ¿Habrá tenido bien puesta la cabeza al
decidir qué hacer con La Perla del Caribe? Al parecer la revisión de la
política hacia La Habana ya está terminada o casi casi terminada, aunque
no ha sido simple. Los congresistas cubanoamericanos, principalmente
Mario Díaz Balart, Marco Rubio y Bob Menéndez, cabildean desde hace
meses para que Trump derogue todo lo que hizo Obama, pero desde otras
partes del espectro gran empresarial dicen que ni tanto ni tan rápido.
En realidad, habría que darles mucho crédito a esos tres congresistas en
su intento, porque las fuerzas en contra ni son pocas ni son tontas. Y
es que Trump lo prometió a mandíbula batiente cuando quería ganar votos
en Miami. El mismo "Viva Cuba Libre" electoral de siempre. Y algo tendrá
que entregar el presidente. Por eso hay que felicitar a los
congresistas, porque casi seguramente ninguna de las promesas
electorales de Donald a todo lo largo y ancho del territorio nacional
han tenido un interés tan constante y un seguimiento tan feroz como el
de estos Tres Villalobos de la política cubana. Y recogerán sus frutos,
aunque sean los de una guerra que ya terminó.
Pero si dicha revisión es negativa para la normalización entre los dos
países y dañina para la maltrecha economía cubana, tales consecuencias
también serían responsabilidad de La Habana. No haber sido capaz durante
los dulces años de la reconciliación obamista, en al menos definir qué
querían decir la palabra "prisa" y la palabra "pausa"[1] respecto a los
cambios económicos que el mismo gobierno del Partido Comunista se había
trazado y que aún hoy no ha acometido. Cambios que muy posiblemente
habrían mejorado la economía nacional frente a la dependencia política y
económica extranjera.
Cuando Perseo entró a la caverna de las Gorgonas, su peligro era quedar
paralizado por la mirada de Medusa antes de cortarle la cabeza. Para eso
llevaba el escudo de Atenea. Desde hace días se espera que el gobierno
cubano realice "importantes declaraciones". Tal vez antes de las de
Trump en Miami. Veremos cuáles son y quién queda "con el escudo o sobre
el escudo".

[1] Raúl Castro VIII período ordinario de sesiones de la Asamblea
Nacional Dic/2013.

Source: Cuba y la cabeza cortada de Trump - Artículos - Opinión - Cuba
Encuentro -
http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/cuba-y-la-cabeza-cortada-de-trump-329546
Post a Comment