Pages

Wednesday, May 03, 2017

La cultura cubana vs la cultura del resto del mundo

La cultura cubana vs la cultura del resto del mundo
2 Mayo, 2017 9:07 pm por Eduardo Martínez Rodríguez

El Cerro, La Habana, Emaro, (PD) El pasado miércoles 19 de abril la
página 8 del diario Granma fue dedicada entera a un artículo sobre
cultura, escrito por un señor de quien no vale la pena recordar el
nombre. ¡Curioso que eso ocurra en el más importante diario del país y
que tan solo tiene ocho páginas!

El artículo se refería a la guerra cultural que existe entre nuestra
nación y los norteamericanos. Intenta describir cómo se realiza y
explica cómo se nos mete por los ojos una cultura que no es la nuestra,
para de alguna forma desvirtuar nuestra bien amada Revolución.

El artículo no era tanto sobre cultura, sino sobre ideología. El autor
intenta convencer de que hay que salvaguardar nuestra cultura a todo
trance de las oleadas foráneas que nos llegan hoy con mayor fuerza que
otras veces.

¿No existen noticias importantes que publicar dentro de esta nación? En
todos los medios cubanos, pero muy en especial en la prensa escrita y
los noticiarios de televisión, apenas salen una o dos, si acaso
relegadas al final si queda tiempo o espacio disponible. Todo lo demás,
aparte del estado del tiempo, tiene algo que ver con política e ideología.

El NTV que se transmite por casi todos los canales es una sarta de
reportajes sobre diminutos logros aquí y allá, sobre celebraciones de
efemérides, abanderamientos, entrega de diplomas a destacados,
redundancias admirativas por la labor excelsa de una u otra persona que
se ha destacado en algo autorizado y que realmente significa poco.

Un noticiario cubano no tiene parecido alguno con otro extranjero: no
revela noticias frescas, no son noticiarios, son escuelas de la
propaganda del único partido político legal en esta nación. Solo eso.
Por eso son tan cansones y casi nadie los ve. Realmente, casi no
informan, tan solo intentan conformar una opinión favorable sobre lo que
les interese y eso se nota.

Noticias hay y muchas. ¿Por qué no han hecho un reportaje sobre las
carencias de combustibles, las gasolineras cerradas, etc., y explican
sus razones exhaustivamente? Esto viene sucediendo hace semanas y nadie
ha dicho media palabra. ¿O es que los directivos de nuestra TV llenan
sus tanques en gasolineras especiales donde siempre hay gasolina? ¿Por
qué no interrogan a los funcionarios del gobierno para que expliquen?
Eso sería una noticia interesante pues es un problema que nos afecta a
todos y todos lo conocemos.

Nuestra juventud no ve la televisión porque no existe nada para ellos
que les interese y no es tan solo producto de la avalancha de otros
entretenimientos. ¿Qué necesidad o demanda habría del Paquete Semanal si
tuviéramos esos diez canales existentes hoy con una programación que
escuchara los verdaderos intereses de los diferentes clientes nacionales?

¿Por qué los directivos asumen que nuestros medios son tan solo para los
cubanos con productos de los cubanos y relegan espacios y géneros
artísticos, musicales, etc., que no les parecen lo suficientemente
patrióticos?

Por ejemplo, ¿por qué el Rock ha sido casi literalmente desterrado de la
programación televisiva, incluyendo el canal Clave, cuando existe un
importante sector de la población que le agrada, lo escucha, lo
prefiere? Ellos también son cubanos.

Existe una medida impositiva que ya es vieja pero se ha reactivado. ¿Por
qué no lo investigan los medios como el Granma? Han ordenado que los
programas radiales, y tal vez de TV, tienen que incluir, reservar, un
por ciento de su programación para autores y músicos nacionales, aunque
los espacios traten sobre tango.

¿Por qué parece que nuestra cultura es tan solo rumba y guaguancó?

¿Por qué las personas dejaron de asistir al cine? Porque sencillamente
este dejó de interesar cuando nuestras numerosas salas se dejaron
destruir, cuando se dejó de estrenar varias películas interesantes cada
jueves, cuando el transporte se puso difícil, cuando llegaron la
Internet y las computadoras y usted puede ver las películas sin cortes o
censuras, con acolchados audífonos puestos para no molestar y que no lo
molesten, cómodamente sentado en la mejor butaca de su hogar a la hora
que a usted le dé la gana.

El cine, como nuestra TV, como nuestros medios impresos, como nuestros
noticiarios en vivo, tendrían que deslumbrar y mucho para que nuestra
juventud se interese por ellos.

La cultura cubana, la inmensa cultura cubana, no tiene que temer pues ya
ha resistido embates muy fuertes, digamos, en los años cincuenta, cuando
existió un enorme turismo y fueron los gringos quienes llevaron allá
nuestros ritmos, como el mambo y el Chachachá, nuestros músicos y otras
muchas cosas. Y no dejamos de ser criollos.

El hecho de que algún cubano se vista con una bandera estadounidense no
quiere decir que nuestra cultura está en peligro. Nuestra cultura es
inmensa y poderosa, como son las demás de otras naciones.

Si algo hace peligrar a la cultura son aquellos quienes la mal dirigen,
la sectarizan y piensan que puede ser un instrumento de guerra y para
ello la ideologizan a tal extremo que la hace difícil de digerir. Por
eso nuestra juventud no ve nuestra televisión, ni atiende a nuestros
otros medios.

No se puede inculcar una ideología ni tendencias políticas que fracasan
constantemente a la fuerza porque no les interesan a los receptores.
Hágala usted más atractiva transformándola en material de alta
eficiencia y verá como las masas comienzan a interesarse pues obviamente
mejorará el plato de comida en la mesa y le seguirá lo demás.

Nuestros noticiarios y medios como el Granma tienen que reflejar la
realidad cotidiana. Para eso son diarios. Deben dejar de ser
instrumentos de adoctrinamiento y enseñanza política muy poco atractiva
por desgastada e ineficaz.
Nuestros periodistas tienen que meterse dentro de los problemas y
buscarse líos, en primer lugar con el gobierno, para que las masas
comiencen a leer sus trabajos. Que escuchen de lo que se habla en la
calle y que no callen la parte que no le conviene o agrada al gobierno.
Un periodista con miedo y autocensurado no es un periodista.

Si nuestra cultura está en peligro es por causas de la muy mala
administración e ideologización de todo. La juventud necesita cosas
frescas, nuevas, y nos hemos convertido en ultraconservadores.
Eso de "revolucionarios" es un mal chiste. Realmente, ¿qué revolucionan?
eduardom57@nauta.cu; Eduardo Maro

Source: La cultura cubana vs la cultura del resto del mundo | Primavera
Digital -
https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/la-cultura-cubana-vs-la-cultura-del-resto-del-mundo/
Post a Comment