Pages

Saturday, April 29, 2017

Otra jugada sucia de la Seguridad del Estado

Otra jugada sucia de la Seguridad del Estado
[28-04-2017 16:04:40]
Mario Hechavarría Driggs

(www.miscelaneasdecuba.net).- El sábado 22 de abril me disponía viajar a
la República de Colombia. Marchaba a recibir un taller de Escritura y
Narración, impartido por el Centro de Estudios De Derecho, Justicia y
Sociedad entre los días 24 y 30 del presente mes. En el viaje me
acompañaban los periodistas Vladimir Turro, Frank Correa, Rosa Avilés y
Dorita, hija de la periodista Magalis Norbis.
Ya en el y pasados los controles de Aduana e Emigración en el aeropuerto
"José Martí", me disponía a abordar el avión 356 de la aerolínea Copa.
Haría escala en Panamá, para luego continuar viaje a la ciudad de
Bogotá, Colombia.

Sentado en mi puesto, recibo una llamada de una tal Lidia, alguien que
no conozco. Me dice que mi esposa Maritza Guzmán fue con urgencia hacia
el Pediátrico de Centro Habana, con mi hijo Josué Fabián. Esta señora
aseguraba que el niño tenía fiebre alta y mucho dolor de cabeza. Con
posibilidades de ingreso porque los médicos sospechaban
Meningoencefalitis, es decir la llamada enfermedad del caballo. Al
revisar el número de teléfono, veo que es el número del móvil de mi esposa.

Muy preocupado, decido dejar el avión. Luego fui conducido por un
oficial de Emigración hacia una oficina en la sala de embarque. Allí me
esperaban varios oficiales de la llamada Sección 21, Seguridad del
Estado. Los llamados Camilo, Ronald, Raúl y un tal Maykel.

Camilo me enseño varias fotos de tres turistas colombianos que viajaron
a Cuba recientemente y que estuvieron hospedados en el hotel Plaza. Me
preguntaron los objetivos del viaje. A todas sus preguntas respondí que
no sabía nada.

Una hora después, en un auto Lada color rojo me condujeron hacia la
avenida Boyeros. Allí me dejaron abandonado al descampado, bajo un
fuerte aguacero. Al llegar a mi casa conté lo sucedido a mi esposa y
esta me dijo que al niño no le había pasado nada ni a ella ni al niño.
Aseguró

que no podía haber efectuado ninguna llamada telefónica pues no tiene
saldo en el móvil.

Sintiéndome mal, lamente profundamente haber abandonado el avión. Al día
siguiente acudí con mareos al policlínico "Antonio Guiteras". El médico
que me atendió diagnosticó un cuadro de hipertensión arterial de 190 con
110, algo que nunca antes padecí. Gracias a la Sección 21, había
debutado como hipertenso El médico me indicó Enalapril y el diurético
Hidroclorotiazida. Aun me sigo sintiendo mal, engañado y abusado por la
prepotencia e impunidad de unas autoridades que se supone deben proteger
a los ciudadanos de este país.

Source: Otra jugada sucia de la Seguridad del Estado - Misceláneas de
Cuba -
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/59034bf83a682e0538be0415#.WQTLV9J976Q
Post a Comment