Pages

Monday, April 17, 2017

El gobierno castrista decide y dispone sobre nuestros niños

El gobierno castrista decide y dispone sobre nuestros niños
Mentir es el precio para poder estudiar, y los padres aceptan ese
denigrante chantaje que tanto ha costado a la sociedad cubana
Lunes, abril 17, 2017 | Gladys Linares

LA HABANA, Cuba.- En la reciente XV Edición del Congreso Pedagogía 2017,
desarrollada en el Palacio de Convenciones con más de 2000 delegados de
40 países, el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de
Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, afirmó: "Desde nuestras aulas
tenemos que desarrollar una conciencia crítica que anteponga la realidad
a la mentira. Hay que propiciar la cultura general y de formación de
valores, la cultura del detalle, que nos inculque el saber hacer, desde
lo pequeño, lo grande".

Pero, ¿cómo lograr dentro del sistema totalitario comunista el
desarrollo de estos objetivos en las escuelas cubanas? Es indiscutible
que los educadores son la clave para ello, pero al mismo tiempo, el
magisterio cubano ha estado sujeto a la política de restricciones y de
lealtad al régimen, lo que ha provocado la deserción de muchos maestros.
Asimismo, para cubrir las aulas se ha utilizado a maestros "emergentes",
que no son pedagogos. También la inestabilidad y superficialidad en los
planes de formación de maestros han afectado sobremanera a la escuela
cubana, con resultados negativos en el sistema educacional.

Según el periódico Juventud Rebelde, el premio Nobel de la Paz 2014
Kailash Satyarthi durante su intervención especial expresó: "Felicito al
gobierno cubano por la protección que brinda a sus niños, y en especial
por la atención que dedica al sector educacional. Cuba, un país con
dificultades económicas (…) dedica más del 10 % de su producto interno
bruto a la educación". Si esto fuera cierto, ¿será que se dejó timar por
la propaganda castrista? ¿Acaso desconoce que la educación en Cuba exige
incondicionalidad y sumisión del educando y sus padres al régimen?

No puede estar tan mal informado un intelectual con acceso a los medios.
¿Es que no vio a niños con uniformes de primaria y secundaria
participando junto a sus maestros en las actividades programadas por el
Partido Comunista para "rendir homenaje póstumo" a Fidel Castro? Pero
además, por solo citar un ejemplo -y esto ocurrió en una escuela de
Lawton, pero también ocurre en otras escuelas del país-, cuando el año
pasado la nieta de mis vecinos cursaba el 5º grado, ellos estaban muy
preocupados por las prolongadas ausencias de la maestra, y más aún por
la "solución" que encontró la escuela: unir los dos grupos de 5º. Un día
la abuela me comentó: "Los niños están tan hacinados que tienen que
brincar por sobre los pupitres para entrar y salir del aula. Pero al
menos ahora tienen maestra, y esta les hizo como una guía de las clases
que les faltaban".

También desconoce el premiado activista que la falta de mantenimiento a
las escuelas a que asisten los hijos de los cubanos de a pie acaba no
pocas veces en el derrumbe de estas (recuérdese el trágico final de la
Pedro María Rodríguez, una de las mayores escuelas primarias del
municipio Diez de Octubre). En similar situación se encuentra la
secundaria básica Raúl Cepero Bonilla, en la Virgen del Camino,
municipio San Miguel del Padrón, actualmente cerrada por inhabitable.

¿Qué diría el incansable luchador contra la esclavitud infantil si
supiera que durante muchos años, al llegar a la enseñanza secundaria a
nuestros niños se les obligaba a trabajar la tierra, sin salario, todo
el curso (en becas) o varias semanas (en la llamada "escuela al campo")?
Y aunque este plan fue eliminado por incosteable (según el gobierno),
aún los estudiantes tienen que asistir al trabajo "voluntario" y
actividades políticas de adoctrinamiento organizadas por la Unión de
Jóvenes Comunistas (UJC).

Por su parte, en su comparecencia, el religioso Frei Beto manifestó: "El
proceso revolucionario cubano es irreversible, porque en estos 58 años
construyó una monumental obra educacional". Segura estoy que el teólogo
conoce que la "obra monumental" está basada en el adoctrinamiento y el
servilismo, y que a nuestros niños, desde el 1º grado, les hacen repetir
diariamente ese nefasto lema de "Pioneros por el comunismo, seremos como
el Che". Además, tienen que agruparse en la Unión de Pioneros de Cuba
(UPC), y llevar anudada al cuello la pañoleta que los identifica como
tales. Al ingresar en la secundaria y el preuniversitario, los agrupan
en la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), y a los
que llegan a la universidad, en la Federación de Estudiantes
Universitarios (FEU).

Seguramente conoce el dominico aquella frase de que "la universidad es
para los revolucionarios", y que se cumple cuando los estudiantes que no
participan en actividades políticas y no pertenecen a estas
organizaciones gubernamentales o manifiestan opiniones contrarias al
régimen no tienen posibilidades de cursar una carrera.

Hace unos días visité a una amiga que tiene una nietecita de 5 años. Es
conversadora y muy pícara, y le gusta recitar. La mamá le enseñó una
poesía jocosa para el día del educador. Pero como este año el acto era
político, la maestra en su lugar le hizo recitar una sobre el Che. Otra
madre nos comentó que su hija está terminando el pre. Como quiere
estudiar periodismo, tuvo que participar en todas las actividades
políticas por la muerte de Fidel Castro. No obstante, uno de sus
proyectos es que el padre la reclame para irse.

El gobierno castrista decide y dispone sobre nuestros niños y jóvenes.
Mentir es el precio para poder estudiar, y los padres aceptan ese
denigrante chantaje que tanto ha costado a la sociedad cubana. He ahí
quizás el origen de la pérdida de valores.

Source: El gobierno castrista decide y dispone sobre nuestros niños
CubanetCubanet -
https://www.cubanet.org/opiniones/el-gobierno-castrista-decide-y-dispone-sobre-nuestros-ninos/
Post a Comment