Pages

Monday, March 20, 2017

Se desinfla la burbuja de los viajes a Cuba

Se desinfla la burbuja de los viajes a Cuba
FABIOLA SANTIAGO
fsantiago@miamiherald.com

En el punto más alto de la locura por los viajes a Cuba, desatada por la
restauración de relaciones diplomáticas y la relajación de la reglas de
viajes de Estados Unidos, no pasaba un día sin una avalancha de fotos en
redes sociales de americanos paseando por La Habana en convertibles
antiguos y fumando puros. La isla era declarada como algo
extraordinario, único, imperdible. La persona nacida en Estados Unidos
podía comprar una visa instantánea en el mostrador de la aerolínea y
montarse en un avión para pasar el fin de semana en La Habana, como si
fueran las Bahamas.

Las aerolíneas y compañías de cruceros salivaban ante las oportunidades
de negocios. American, Delta, Southwest, JetBlue, Frontier y Silver
Airways iniciaron vuelos comerciales a la isla desde Miami, Fort
Lauderdale y Tampa. Y en el mar, Carnival Corp. con sede en Miami hizo
zarpar al primer crucero rumbo a Cuba desde 1961.

Pero la burbuja se está desinflando.

A pesar de la fanfarria inicial, pomposas declaraciones y precios de
ganga, el menú de vuelos comerciales a distintas ciudades de la isla no
duró más que unos pocos meses. Dos aerolíneas cancelaron sus servicios,
mientras otras redujeron vuelos. Y, después de un año, Carnival pondrá
fin a los viajes de la línea Fathom en junio.

"Las condiciones del mercado no se materializaron", explicó Frontier
Airlines usando lenguaje corporativo.

Es una cuestión elemental de economía: oferta y demanda. Y no, a pesar
del nuevo sesgo que quiere darle la industria de la cruceros - agregar
puertos de destino en Cuba es la "nueva ola" de viajes a la isla - no se
va a arreglar la cantidad de deficiencias que enfriaron el entusiasmo
inicial.

La culpa sobre la falta de una mayor demanda recae directamente sobre el
paranoico y represivo estado cubano, que no se ha modernizado política y
económicamente sin importar lo mucho que este país y el resto del mundo
se abra a ellos. No hay manera de bajarse del engaño revolucionario que,
como una rueda de hamster, impide que los cubanos florezcan. Y lo he
dicho antes, la represión no es buena para los negocios.

Además, Cuba cometió un enorme error estratégico en la manera en que
manejó la apertura de Estados Unidos.

Cuba contaba con los turistas estadounidenses (un error de cálculo por
muchas razones), la amistosa administración Obama (en su último término)
y en una victoria de Hillary Clinton, cuando debería haber estado
cortejando, no rehuyendo, a su mercado base - los cubanoamericanos - y
facilitándoles el regreso a casa.

Nosotros tenemos el interés innato, el poder de compra y una multitud de
razones - incluyendo simplemente el deseo de ayudar a otros cubanos -
para viajar frecuentemente a la isla. Esos vuelos a Trinidad, Cienfuegos
y Holguín podrían haberse llenado pero nosotros no vamos a tolerar la
represión. Y cuando la administración Obama, con justificada razón,
emitió una advertencia de viaje de que los cubanoamericanos no gozaban
de derechos como ciudadanos de Estados Unidos en la isla, eso fue el
equivalente a un letrero de "No Visite".

Por otro lado, aunque los proveedores de viajes en Estados Unidos
trataban de atraer a los clientes con precios competitivos, Cuba comenzó
a cobrar precios al estilo europeo por un viaje tercermundista repleto
de propaganda. Agregue a todo esto una infraestructura inadecuada para
atender a los 615,000 turistas que llegaron de Estados Unidos el año
pasado, y eso no es exactamente la receta para querer repetir la visita.

Mientras tanto, una cosa no ha cambiado. Cuba sigue acosando, golpeando,
deteniendo y encarcelando a opositores políticos sin juicio y, cuando
hay uno, sin una defensa apropiada. Una abogada estadounidense de
derechos humanos que intentó ayudar terminó en una celda.

Eso afecta en algo el apetito por el intercambio cultural.

Durante los últimos dos años, los cubanoamericanos vimos a los
estadounidenses jugando en nuestra tierra natal y pasamos la página: hay
mucho que ver en el mundo y muy poco tiempo.

Resulta que Cuba podría haber sacado provecho de nuestro patrocinio.

La fatiga respecto a Cuba ahora es real para todos.

Fabiola Santiago: fsantiago@miamiherald.com, @fabiolasantiago

Source: Se desinfla la burbuja de los viajes a Cuba | El Nuevo Herald -
http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/fabiola-santiago-es/article139609528.html
Post a Comment