Pages

Friday, November 18, 2016

La isla anacrónica

La isla anacrónica
MAYKEL GONZÁLEZ VIVERO | Sagua la Grande | 18 de Noviembre de 2016 -
07:55 CET

Lo vintage es dorado, un pasatiempo espléndido: new look, lámpara
campaniforme, jarra de calamina. La antigüedad respetable, legítima,
suena broncínea: candelabro, damasco, Luis XV. Y lo anacrónico es
simplemente grotesco, inoportuno, inquietante. No coleccionamos ese
puñado de polvo: nos mancha, nos persigue, nos asfixia.

A Cuba, la isla anacrónica, le quedan fachadas que no reciben un
brochazo hace 60 años y aguantan islotes de anacronismo. En torno a los
muros que rodean a Cuba surge un archipiélago del tiempo roto. Carteles
comerciales casi siempre.

"Agencia Kodak", dice todavía una de las esquinas más concurridas de
Placetas. "Música impresa", un cristal biselado. Música impresa que ya
nadie sabe leer. "Artículos para caballeros", en otro vidrio de Sagua la
Grande, y los patanes no se detienen a leerlo.

Esto no debe parecer nostalgia por la música. Lo anacrónico es grotesco.
Caminar por ahí es inoportuno. Mirarlo es inquietante. A veces la pared
sí ha sido pintada, eh. A veces el islote anacrónico resurge, cuando se
cae la pintura, y se une al archipiélago de tanto letrero borroso.

"Farmacia de la Dra. Carmen Pinto", dice todavía una de las esquinas más
concurridas de Sagua la Grande. Una bandera soviética, hoz y martillo,
campeaba hasta hace pocos años en la pared de una tienda concurrida de
Sagua la Grande. "Gran Joyería Fidel", el piso de granito. Y los patanes
aseguran que luego vendían bisutería y discuten que si era este Fidel o
aquel quien vendía imponderables quilates.

Pero esto no es nostalgia. Lo anacrónico es grotesco: ya no sabes ni en
qué año estás. Y va, de remate, una historia que me contaron antier. Él
me juró que no estaba ebrio, eh.

"La vieja Esperanza, esa vieja de la ciudadela, iba por el puerto de La
Habana cuando explotó el barco aquel, ¿cómo se llamaba? ¡El Maine! Ella
era joven, claro. Iba vestida de verde, de miliciana, con un floripondio
rojo en la cabeza. Los españoles corrían después de aquello. El Maine
era pedacitos. Y allí Esperanza se encontró con Fidel Castro. Él le
dijo: 'Mambisa, estás muy bonita, pero esa ropa no es la adecuada para
venir hoy al puerto de La Habana'. Hablaba del floripondio. Esperanza
miró para la candela del Maine y se echó a llorar".

Source: La isla anacrónica | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1475087200_25632.html
Post a Comment