Pages

Monday, November 28, 2016

Hay que jugar caballo y muerto grande

'Hay que jugar caballo y muerto grande'
MARÍA MATIENZO PUERTO | La Habana | 27 de Noviembre de 2016 - 22:54 CET.

Un botero de la línea Vedado-Víbora cree que los cubanos vivimos el luto
"cada cuál a su manera", y cuenta la experiencia del "primer día en mi
vida, sin Fidel".

"Lo mío es brindarle un servicio a la gente por sobre todas las cosas;
si tú me dices que te quite la música, yo la quito; de hecho ayer hubo
un par de pasajeros que me lo pidieron. Me dijeron: 'Oye, compadre
quítame esa música que hoy el día no está pa'eso', y yo, sin protestar,
la quité porque lo mío es que me paguen, no juzgar a nadie. También se
ha montado gente que se siente de fiesta y baila, canta y todo".

En la esquina del cine Yara, en el corazón del Vedado, a Ernesto lo
rodeó un grupo de vendedores de tarjetas telefónicas que por momentos
tomó por policías.

"Se decían entre ellos cuánto lo sentían. Decían que si se murió el
caballo, que si se murió el tipo, el hombre, y creo que no confesaron
que lloraron porque los hombres en Cuba no lloran. Casi me hacen llorar
a mí. Pero cuando uno dijo que iban a ser nueve días de luto, a los
demás por poco les da una cosa".

Según Elvira Leonor Pérez, en Coopelia la camarera que la atendió
parecía muy compungida, pero en cuanto le dijo que si era necesario para
que la atendiera bien que "Fidel se sentara en la mesa", dice que la
camarera le respondió: "Ay, por Dios, eso no. Ya déjalo que descanse en
paz".

Elvira, quien confiesa que ha sido golpeada por "la inoperancia del
sistema" en muchas ocasiones, se siente "muy triste, porque Fidel fue un
hombre excepcional".

A quienes les gusta despedir con ron a los muertos que consideran suyos,
tendrán que abstenerse. Yendry cuenta que él estaba en un bar en 1era y
14, en Miramar, cuando se enteraron de la noticia, y los mismos dueños
apagaron la música y se declararon en duelo.

"Nos echaron a todos a la calle", dice.

En Marianao varios bares que con carteles hechos a mano por la premura
de los sucesos declaran: "Prohibido vender bebidas alcohólicas".

Abel ayer intentó comprar unas cervezas en el Vedado y después de sufrir
el escrutinio del dependiente le dijeron: "Te las vendo, pero te las
tienes que llevar escondidas".

Por otro lado, los negocios particulares siguen prestando sus servicios
gastronómicos.

"Ay, mija este es el melodrama nacional. ¿Nueve días?", comenta Olivia.

Adys, indignada, se cuestiona el llanto de los estudiantes en la
Universidad visto por la televisión: "Oye, yo me siento mal, no lo voy a
negar, han sido muchos años viéndolo y debiéndole cosas a la Revolución
que fue él en nuestras vidas, pero me parece un poco exagerado los mocos
en la pantalla".

Y agrega: "Una chiquilla que estoy segura de que cuando se gradúe va a
querer irse del país como todos, histérica, hipócrita, eso fue a lo que
me sonó su llanto. Fue más creíble el de la señora que pusieron después,
aunque quién sabe porqué lloraba realmente".

"Fidel está recogiendo lo que sembró", dijo un plomero de Párraga. "La
gente se levantó en su lucha y siguió en su lucha".

"Aún no se ha enfriado el cadáver y el primer chiste está circulando",
dice Samuel. "Dicen que en el cielo San Pedro asignó como comité de
bienvenida a Carlos Puebla, con acompañamiento musical de Formell,
cantando: 'Y llegó el comandante y mandó a parar'".

En la calle Estévez, en El Cerro, dos mujeres de quienes las apariencias
no dirían que fueran fidelistas, confiesan que "hasta soltaron unas
lágrimas" cuando dieron la noticia en la televisión, pero están seguras,
como otro vecino de El Cerro, que los bancos de la bolita en estos días
deben estar a reventar.

Uno de ellos predice: "En estos días hay que jugar caballo y muerto
grande, uno y 88"

Pero también se puede jugar el ocho, el 64, que dan muerto; o el 45, que
es presidente. Sin embargo, las predicciones le fallaron. Ayer salió en
la charada 40, que es sangre; 97, mono grande y 25, piedra fina.

La diferencia generacional marca los niveles de condolencias también.

Una madre cuenta sobre la reacción de su hija: "Koly tiene 12 años y no
está tan contaminada, imagínate que cuando le dije que había muerto
Fidel me miro como si nada y me dijo: 'Mami, dame la leche y déjame ver
Aida, por favor'".

La adolescente se refería a la teleserie española que ha hecho furor
entre los cubanos.

Maylin, maestra, recuerda cómo ahora "hay que decirle a los niños quién
es Fidel en la escuela, pues claro que no pueden tener la misma pena que
nosotros los mayores, ellos nunca han tenido cuatro horas de discurso
sin poder ver los muñequitos, y nosotros sí".

Y concluye: "Así que hace falta paciencia y un par de generaciones más
para que todo esto haya sido un mal sueño".

Eduardo hace su propio análisis a partir de lo que percibe en la calle:
"El miedo nos ha llevado a no hacer nada para que no nos malinterpreten,
cuando casi todos lo que queremos es celebrar".

El silencio, que también se podría interpretar como luto, él lo entiende
como un "no salgo a la calle no vaya a ser que se forme algo y me
confundan. Sobre todo ahora que la gente cree que tiene algo que perder".

Sin embargo, la hipótesis más tremenda la hace Octavio, un custodio de
cine, que no cree en las casualidades: "¿Cómo es que se viene a morir
justo ahora? ¿No será que este es el momento de empezar a negociar con
los americanos de verdad, al machete y con la luz apagá?".

A partir de la experiencia que, según él, le han dado los años: "Esta
gente va a aprovecharse que estamos muy tristes para terminar de
vendernos el país al payaso ese que acaba entrar como presidente en
EEUU. Al negro no, pero a este que parece no tener escrúpulos, ya verás…"

Source: 'Hay que jugar caballo y muerto grande' | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1480280742_27017.html
Post a Comment