Pages

Thursday, November 10, 2016

De noticias y de seres contra el silencio

De noticias y de seres contra el silencio
8 noviembre, 2016 8:18 pm por Alberto Alberto Rodríguez López

Alamar, La Habana, Alberto Rodríguez, (PD) Cuando Mariano José de Larra
se disparó en la cabeza al anochecer, estaba esparciendo al mundo la
tensión de los cerebros que escriben y el dolor y la agonía constante de
los que quieren contar historias. Y hacer periodismo. Una mente,
digamos, dedicada y entrenada en contar judíos que caminan a las cámaras
de gas, que es lo mismo que desangrar al mundo, no tiene esos problemas
existenciales. Un cerebro que hace cuentas en un almacén del Ministerio
del Turismo puede no padecer de cefalea por el impacto de gente famélica
en las calles. De los niños choqueados recibiendo, de un tipo mal
encarado, libretas en la Baracoa pos Matthew. Los que hacen periodismo o
lo intentan, están expuestos al estrés político.

Encontrar una noticia en la madeja de rumores de Cuba, no sólo es una
tarea descomunal, sino riesgosa y en ocasiones ingrata. Lo que podría
ser una noticia, se puede convertir en un rumor por la simple
intervención del Departamento de Orientación Revolucionaria o de afines
cerebros que lindan con el talento. E incluso, donde hubo fuego y
destrucción, nace, por arte de funcionalismo e interés burocrático un Di
Tú. La cuestión deontológica en la profesión periodística que indica
evitar falsos rumores y la recolección de las noticias con veracidad y
exactitud, se empaña debido a que los afectados por calamidades de los
elementos o la acción gubernamental, niegan lo antes contado, caminando
en los escombros.

Esto no parece ser nuevo. Nada hay nuevo bajo el sol, ni la mala memoria.

Si usted no tiene otra opción que depender del Estado para recibir una
lata de sardinas, luego de que lleva una semana sin comer, la prudencia
indica que debe decir lo que al Estado le guste escuchar. Si mujeres
funcionarias aparecen en ómnibus con temperatura bajo cero, que su pobre
refrigerador dado por desparecido nunca alcanzó, sería tonto no
aplaudirlas. Las mujeres rozagantes con cuellos rollizos y cadenas de
oro a punto de estallar, que nunca se vieron por las costas de Baracoa
ni en visita romántica, vienen a decir el histórico ¡Viva Viva! y
aplaudir. Sería de lerdos no glorificar con ellas, sin mirarles, por
pena, sus rostros brillosos y despreocupados.

El ser humano periodista o el que intenta informar, puede ser preso del
escarnio, debido a que donde narró que desapareció una casa con sus
viejas cazuelas, ahora levantaron una sala de video. Al momento en que
Matthew lamía con voracidad a Baracoa, un periodista de la televisión de
Guantánamo recibió una escalofriante llamada vía telefonía móvil. El
sujeto narraba in sito que su casa volaría en pedazos tal como habían
volado las colindantes. Su voz se quebraba, pero se entendió que decía
que consideraba que sus palabras serían inoportunas, pero debía
decirlas. Cuando la cámara retornó al ángulo del set que ocupaba la
conductora, su rostro denotó molestia. Fuera de cámara, las cosas
debieron ponerse feas.

Una amiga que tiene su hermana en Baracoa, me llamó. Minutos antes había
recibido llamada por el teléfono fijo. La hermana le decía que estaba
presa del miedo, que no entendía en el manojo de trayectorias del
monstruo que se acercaba a su villa, que la Estación Espacial
Internacional ya había fotografiado. Era un disco blanco con un ojo
temible capaz de devorar el sur de Oriente y que, la madeja de
trayectorias que el Instituto de Meteorología continuaba mostrando, se
debatía en un temblor de más al Este o más al Oeste. Para colmo, el
especialista en huracanes, farfulla y padece del adjetivo abundancial.
Necesitamos partes más concretos. Fue cuando dijo que tenía miedo y se
escuchó un aullido metálico antes de cortarse la llamada.

Un ser humano llamado periodista puede hacer público estos detalles y
ser acusado de morboso o nada patriótico. Al momento en que la hermana
de mi amiga se debatía entre el Este y el Oeste, National Geographic
había apostado cámara en Baracoa. La seguridad de que Matthew
literalmente chapearía ese bello punto fue acertada. Si bien datos
oficiales indican que no hubo pérdidas de vidas humanas, y los primeros
agradecidos son los que viven para contarlo, tres vidas no alcanzarán
para reponer lo perdido, según indica la tendencia económica.

Rostros adustos de baracoenses llorando sus desgracias, acuclillados por
hambre y frustración, es la imagen más impactante de los últimos meses
en este mundo violento.

Larra terminó sus días de un pistoletazo, no sólo por amores desdichados
sino por frustración política. El periodista que involucra técnica y
alma en los problemas que le circundan está, como el genio de Larra,
expuesto a la presión cerebral de los talentosos. Amigos de las conjuras
que matan la libertad de expresión e información, no entienden de otra
mirada ni otra interpretación, objetiva y a la vez humana, con su carga
de subjetividad de la que un observador no puede desprenderse. Los
delitos penales de desacato y contra el honor que asechan, deben ceder
al principio in dubio pro libertate, o sea, en caso de duda la
interpretación debe ser favorable a la libertad. De no ser así, la única
garantía al estado de cosas es el silencio.
otrebla262@gmail.com; Alberto Rodríguez; +5354481048

Source: De noticias y de seres contra el silencio | Primavera Digital -
http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/de-noticias-y-de-seres-contra-el-silencio/
Post a Comment