Pages

Friday, November 04, 2016

A Fayula la suerte le sonríe

A Fayula la suerte le sonríe
FRANK CORREA | La Habana | 4 de Noviembre de 2016 - 08:36 CET.

En el periodo especial de nuevo tipo que se avecina, los cubanos se
aferran a la supervivencia, entre ellos el ciego Fayula, residente en
Jaimanitas, un luchador nato que vende confituras en la calle.

Nadie se explica cómo se las arregla Fayula para ir hasta la fábrica La
Estrella, en El Cerro, a comprar confituras para revenderla en la calle
al doble de su precio. Una operación económica común del mercado negro
que existe al margen del Gobierno.

El ciego avanza por la calle orientado por su bastón, pregonando
africanas y gelatinas, pero al tanto de las señales de la vida, que le
alumbren la "cábala" para su segundo oficio: jugar bolita.

La bolita es un juego arraigado en Cuba. Con la llegada del Gobierno
revolucionario se consideró un delito. Miles de ciudadanos fueron
perseguidos por años y muchos purgaron sanciones de cárcel por un
"quebrantamiento de la ley" que en otras partes se considera diversión.
Es antológica la anécdota de Hugo Chávez y Fidel Castro en un "Aló
Presidente", cuando en las hojas que Chávez leía salió repetidamente un
número y comentó: "Atentos muchachos, que se está pintando. Y recuerden:
hay que jugarlo tres días".

En ese momento en las prisiones cubanas decenas de banqueros,
recogedores y apuntadores, sufrían sanciones por lo que en Venezuela es
Lotería Nacional, y en muchas partes una forma de seguir las señales de
la vida y probar suertes que ayuden a sobrevivir. Como la del ciego
Fayula, que juega todos los días 20 pesos en números.

"Es la única forma que tengo de ver si gano algo de verdad. Porque la
ganancia de la confitura me da solo para dos cajitas de comida y los
cigarros. Y para mis números. A veces he ganado, pero muy poco. Siempre
es más lo que pierdo que lo que gano. Desde hace meses estoy
persiguiendo un 'candado' de dos números, para ver si descanso de las
caminatas y el pregón. El sol me está matando. Siento como que la piel
me arde".

Pero hoy la suerte sonrió a Fayula. Regresaba de cobrar su "candado"
ganador.

"Estaba persiguiendo desde hacía ocho meses el 71, porque llevo tiempo
soñando lo mismo: que un río revuelto, amarillo de heces y basura, me
lleva", cuenta. "Pero el 34 lo jugué porque cuando iba a apuntar el
número, apareció de repente Chocolate, el mensajero, y me salvó de no
caer en un hueco que dejó abierto en medio de la acera la Empresa
Eléctrica. Le dije: 'Gracias, negro, hoy por ti y mañana por mí'. Y le
jugué diez pesos a ese candado: río revuelto con negro".

Y agrega: "Voy a casa de Chocolate ahora. A regalarle 100 pesos. Porque
si llego a caer en el hueco, lo más probable es que hubiera terminado en
el hospital. Y no con estos 9.000 pesos, que me ayudarán a descasar un
poco de las caminatas, y atenderme esto que me salió en la piel por
tanto sol".

Source: A Fayula la suerte le sonríe | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1477960442_26393.html
Post a Comment