Pages

Tuesday, October 11, 2016

Otro atropello a la libertad de prensa

Otro atropello a la libertad de prensa
La Seguridad del Estado cubana ha prohibido a CubaNet acceder a zonas
dañadas por Matthew
Lunes, octubre 10, 2016 | Roberto Jesús Quiñones Haces

GUANTÁNAMO, Cuba.- En la tarde de este sábado 8 de octubre se presentó
en mi casa el señor Alayo, segundo jefe de la Seguridad del Estado en
Guantánamo. Yo no estaba, así que se dedicó a sembrar miedo en mi
esposa. Ella, preocupada, me llamó por teléfono y me dijo que la
Seguridad sabía que iba a hacer un próximo viaje a las zonas
perjudicadas por Matthew y que no lo iban a permitir porque allí había
más de diez agencias de prensa y porque el periodismo que yo hago y el
que se hace en CubaNet es un periodismo sucio, según le dijo Alayo.

Estoy convencido de que un periodismo sucio es el que oculta la verdad,
calla los sucesos inconvenientes y rinde pleitesías vergonzantes a los
poderosos. Ese no es el periodismo que hago ni el que escriben otros
colegas más competentes que yo en CubaNet.

Acerca del término "sucio" creo que sí lo es penetrar en la casa de un
ciudadano y, violando la ley, ocuparle computadoras, teléfonos, dinero,
memorias flash, libros y otros objetos personales y llevárselos hace más
de un año sin entregar siquiera un acta de ocupación. También lo es
violar la Constitución al negarse a dar respuesta a los ciudadanos
cuando se quejan por abusos como ése, asaltar a los opositores al salir
de la Western Union y robarles el dinero recibido de sus familiares y
hermanos del exilio y golpear a las Damas de Blanco. Sucio es escuchar
los teléfonos de los ciudadanos sin orden judicial y enviarles mensajes
intimidatorios como los que la Seguridad envía constantemente a Yoannis
Beltrán Gamboa, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en Guantánamo.

Pero, más allá de las limitaciones de alguien convertido en periodista
para ganarse la vida honradamente, me pregunto, ¿cuál es el miedo? ¿Por
qué impedir a una persona que sólo tiene un teléfono celular y una
pequeña cámara fotográfica que vaya a Maisí? ¿Qué es lo que no debe
conocer este reportero? Y por último, ¿por qué limitar el acceso de la
prensa independiente a los lugares afectados por Matthew si esa prensa,
según el gobierno cubano y sus testaferros, está desacreditada, no la
lee nadie, no tiene repercusión en Cuba y, además, es "sucia"?

Cuba: candil de la calle y oscuridad de la casa

Este sábado 8 de octubre una nota de prensa del gobierno cubano
publicada en primera plana del periódico Granma, órgano oficial del
Comité Central del Partido Comunista de Cuba dio a conocer que "en
consideración a las graves afectaciones ocasionadas en Haití por el
huracán Matthew y en correspondencia con los lazos de hermandad que nos
unen, nuestro gobierno decidió enviar una brigada médica integrante del
Contingente Internacional de Médicos Especializados en el Enfrentamiento
de Desastres y Graves Epidemias "Henry Reeve", conformada por 38
profesionales con amplia experiencia higiénico-epidemiológica".

La brigada, según el comunicado, cuenta con tres médicos especialistas,
diez licenciados en Higiene y Epidemiología y diez técnicos en Control
de Vectores, los que viajaron el sábado hacia Haití para laborar allí
con los más de 600 colaboradores cubanos que ya están en el cercano país.

Algunos se han sorprendido porque a las zonas devastadas por Matthew, en
el extremo más oriental de Cuba, todavía no ha llegado una brigada
médica similar y se sabe que allí colapsaron los centros de salud y
debido a la crecida de los ríos y a la falta de suministro de agua
potable la situación higiénica y sanitaria no debe ser muy favorable.
Precisamente este mismo sábado 8 de octubre ocurrió un accidente de
tránsito en el poblado de Boca de Jauco, municipio de Maisí, uno de los
lugares más perjudicados por Matthew, cuando un camión impactó el tensor
de uno de los postes del tendido eléctrico que cayó sobre el vehículo
matando a una mujer y lesionando a otras seis personas que tuvieron que
ser trasladados urgentemente hacia Guantánamo, situado a más de
doscientos kilómetros de Maisí. Estas personas se habían montado en el
camión para acopiar agua potable.

En el hospital provincial de Guantánamo, ahora mismo, no hay
especialistas en proctología y quienes atienden esa área médica son
residentes, los que deberán trasladarse a Santiago de Cuba u Holguín
para culminar sus estudios. Se trata de un área en estado crítico desde
hace meses, pero a las solidarias y generosas autoridades cubanas no se
les ha ocurrido aún enviar cuatro o cinco especialistas de otros lugares
de Cuba para resolver este problema. Sin embargo la única proctóloga del
hospital de Guantánamo está en Haití.

Y conste que este suscribiente no está en desacuerdo con ayudar a
quienes lo necesiten pero si lo está en que se haga en perjuicio de las
necesidades del pueblo cubano que es, en definitiva, quien sostiene esa
"generosidad" del gobierno, porque nuestros dirigentes no tienen que
sufrir la falta de médicos y tienen a su disposición clínicas de élite
para su uso exclusivo donde no hay servicios sanitarios tupidos o
sucios, ni cucarachas trepando por las paredes y la atención es similar
a la de un país del primer mundo. Así cualquiera es generoso.

Estas son algunas de las verdades de mi periodismo "sucio" que no
agradan. Desconozco si los miembros de la Seguridad del Estado, tan
dedicados a golpear, reprimir y amenazar a quienes no piensan como ellos
tendrán tiempo de leer a José Martí. Sería bueno que alguna vez lo
hicieran. Quizás entonces hallarían frases como esa del Apóstol que
asegura que la palabra no se hizo para ocultar la verdad sino para decirla.

Source: Otro atropello a la libertad de prensa | Cubanet -
https://www.cubanet.org/destacados/otro-atropello-a-la-libertad-de-prensa/
Post a Comment