Pages

Monday, October 24, 2016

Negocios en Cuba - más cerca de firmas de EEUU

Negocios en Cuba: más cerca de firmas de EEUU
Los cambios introducidos por el gobierno de Barack Obama pudieran hacer
de Cuba una propuesta más atractiva para las grandes empresas
estadounidenses, aunque el embargo sigue vigente
Agencias, Madrid | 24/10/2016 9:12 am

La posibilidad de que empresarios estadounidenses puedan hacer negocios
en un futuro más o menos cercano en la Isla es ahora más cercana que en
cualquier época desde el establecimiento del embargo, aunque aún
subsisten limitaciones claves.
Al final todo podría resumirse en un cambio de perspectiva.
Ahora ejecutivos estadounidenses pueden ir a Cuba, discutir
transacciones de negocios prohibidas por el embargo e incluso firmar
contratos de cumplimiento obligatorio, supeditado a recibir autorización
futura de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del
Departamento del Tesoro o al momento que Estados Unidos levante el embargo.
Anteriormente, las compañías norteamericanas que querían negociar
acuerdos que son excepciones al embargo tenían que recibir autorización
previa de la OFAC. Ese proceso demora unos 9 meses y algunos ejecutivos
han dudado en dedicar el tiempo y la energía que exige el proceso.
"Antes podían ir a Cuba a tantear el terreno, pero no podían firmar
ningún contrato sin autorización previa", dijo Andy Fernández, abogado
de Miami y jefe del Equipo Cuba del bufete de abogados Holland & Knight,
en un artículo de la periodista Mimi Whitefield publicado en El Nuevo
Herald.
"Estos cambios no son solo de naturaleza técnica", agregó Fernández.
"Otorgan autoridad adicional y tienen por fin aumentar la actividad
comercial con Cuba".
El cambio, explicó el abogado, pudiera hacer de Cuba una propuesta más
atractiva para las grandes empresas.
John Kavulich, presidente del U.S.-Cuba Trade and Economic Council,
calcula que 3.000 representantes de empresas estadounidenses han estado
en Cuba, pero dijo que la mayoría no viajó con una visa de negocios ni
se reunió con funcionarios cubanos.
Hay cuatro cambios importantes en las reglas que hasta ahora regulaban
cualquier transacción comercial o incluso para los viajeros que visitan
la Isla.
Puertos. Anteriormente, los barcos de otros países no podían cargar o
descargar material en puertos estadounidenses durante los 180 días
siguientes a tocar puerto en Cuba.
Kavulich dijo que eliminar esa regla "es una ayuda inmensa" para el
puerto cubano del Mariel, pero dijo que también beneficia a compañías de
flete y puertos estadounidenses, así como puertos en el Caribe.
El Puerto del Mariel ya tiene calado suficiente para manejar los enormes
barcos que cruzaban el Canal de Panamá y está dragando sus canales para
que para 2017 pueda recibir los nuevos barcos neopanamax que cruzan el
ampliado Canal de Panamá. A final de cuentas, Mariel espera convertirse
en un puerto de trasbordo, donde la carga de los barcos neopanamax pasa
a embarcaciones más pequeñas con destino a la costa del Golfo de México
y la costa este en EEUU que no tienen puertos de gran calado.
Ese cambio, dijo Kavulich, "comienza a restablecer una competencia
comercial normal" y hace más probable que las líneas navieras incluyan a
Cuba en sus itinerarios. Algún día, dijo, también habrá muchos
cargamentos menores de EEUU a Cuba para reconstruir casas familiares y
negocios.
Salud. Los cambios amplían las oportunidades para que estadounidenses
participen en investigaciones médicas conjuntas con especialistas
cubanos, permiten que estadounidenses obtengan aprobación de la FDA para
importar, mercadear y vender medicamentos de origen cubano.
En este momento se realizan pruebas preclínicas de una vacuna cubana
contra el cáncer de pulmón, CIMAvax, en el Roswell Park Cancer Institute
en Buffalo, Nueva York, y Cuba ha desarrollado otros medicamentos y
tratamientos que se consideran prometedores.
Sin embargo, el cambio de reglas "no autoriza a los norteamericanos a
establecer un negocio o presencia física en Cuba, ni contratar a cubanos
como parte de sus actividades de investigación", indicó el bufete Akin
Gump en un análisis de los cambios normativos.
Servicios. Ahora las compañías que ofrecen servicios —como de ingeniería
o arquitectura— pueden ofrecer servicios relacionados con el desarrollo,
reparación, mantenimiento y mejoras de proyectos cubanos de
infraestructura, siempre y cuando beneficien directamente al pueblo cubano.
Eso significa, teóricamente, que empresas estadounidenses pueden ofrecer
servicios a proyectos como mejoras del transporte público, acueducto y
manejo de desechos, hospitales, escuelas primarias y secundarias,
generación de electricidad por medios no nucleares y servicios de
protección ambiental.
Pero Kavulich señala que las compañías extranjeras que consiguen esos
contratos de diseño e ingeniería por lo general son del mismo país que
entrega financiamiento y garantías para los proyectos de infraestructura
en la Isla.
Límites aduanales. Eliminación de límites sobre los productos de alcohol
y tabaco traídos de la isla para uso personal. Antes del cambio había un
límite combinado de estos productos por valor total de $100. Eso
significaba que un viajero no podía traer una caja de puros de primera
calidad.
Aunque el ron cubano puede comprarse a precios económicos, las botellas
de los rones añejos Santiago y Havana Clun cuestan entre $50 y $55, y
una botella de ron premium de Havana Club puede llegar a costar $350.
Los viajeros tendrán que pagar los aranceles e impuestos correspondientes.
"Este cambio probablemente impulse la venta de ron y puros cubanos
finos", dijo Augusto Maxwell, abogado de Miami entre cuyos clientes
están varias compañías que hacen negocios con Cuba o están en trámites
para ello.
Lo que no ha cambiado
Sin embargo, hay un cambio que algunos ejecutivos y banqueros
estadounidenses esperaban pero que no se implementó en la que pudiera
ser la última ronda de cambios normativos antes que el presidente Barack
Obama deje el cargo.
Aunque los analistas dicen que pudiera facilitar el comercio entre los
dos países, los cambios no contemplaron permitir que instituciones
financieras operadas por el gobierno cubano tengan cuentas
corresponsales en instituciones financieras con sede en EEUU. Eso
significa que los pagos de exportaciones permitidas tienen que seguir
enviándose a través de bancos en terceros países.
Que ese cambio no se haya implementado es "absurdo", dijo Kavulich. "Eso
es negligencia comercial. La base de una economía de mercado es el
movimiento eficiente de bienes y servicios, y eso significa pagar y
recibir pagos por esos bienes y servicios. Es asombroso que el
presidente siga dejando esas decisiones sobre la mesa"
E incluso con los cambios más recientes, el bufete Akin Gump señala: "El
embargo comercial de EEUU a Cuba sigue restringiendo en lo general el
comercio, los servicios financieros y los viajes entre los dos países".


Source: Negocios en Cuba: más cerca de firmas de EEUU - Noticias - Cuba
- Cuba Encuentro -
http://www.cubaencuentro.com/cuba/noticias/negocios-en-cuba-mas-cerca-de-firmas-de-eeuu-327323
Post a Comment