Pages

Wednesday, October 05, 2016

Matthew entra en Cuba con vientos de hasta 250 km/h

Matthew entra en Cuba con vientos de hasta 250 km/h
El poderoso huracán castiga al este de Cuba. Hay más de 1,3 millones de
evacuados
Redacción CE, Madrid | 05/10/2016 10:55 am

De categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson de cinco niveles, Matthew
tocó tierra en el extremo oriente de la Isla poco antes de las 19:00
hora local (23:00 GMT) del martes, con vientos de hasta 220 km/h, en un
punto cercano a Punta Caleta, en la provincia de Guantánamo, en el
oriente del país.
Los municipios de Maisí y de Baracoa, en la provincia de Guantánamo,
estaban entre las zonas más castigadas.
"Ya comenzaron las penetraciones del mar, calculándose olas de entre
tres y cuatro metros de altura. Tenemos también lluvia intensa,
constante, tenemos ligeras inundaciones", dijo Tony Matos, presidente
del Consejo de Defensa Municipal de Baracoa.
De momento, no se ha informado de víctimas.
En declaraciones a la televisión estatal, Matos agregó que el área está
a oscuras, y muchos árboles fueron arrancados por la violencia de los
vientos, mientras varias vías están cortadas.
"Tenemos experiencia en otros eventos (…) pero con las características
de este es el primero que estamos enfrentando", señaló la autoridad.
A su paso por República Dominicana y Haití, Matthew dejó al menos siete
muertos, y en Cuba forzó el desalojo de casi 1.318.000 personas.
De ellas "372.885 están en centros de evacuación y el resto, 944.886, en
otras viviendas", precisó el número dos de la Defensa Civil, Luis Ángel
Macareño, a la televisión estatal.
Fuertes vientos golpearon Les Cayes, Haití adonde el huracán Matthew
toco tierra el martes.
Además de Guantánamo, están bajo alarma ciclónica las provincias de
Santiago de Cuba, Camagüey, Holguín, Granma y Las Tunas.
Alrededor de las seis de la tarde del martes, el centro del huracán
Matthew tocó tierra cubana.
El poderoso huracán se desvió más al este y atravesará la Isla por una
zona poca poblada. Según los pronósticos, el ojo del huracán pasará
cerca de la Punta de Maisí, el punto más al este de Cuba, y saldrá a mar
abierto cerca de la ciudad de Baracoa, con cerca de 40 mil habitantes.
Los cubanos se estaban preparando desde la mañana, aun cuando no quedaba
claro cuál sería la trayectoria exacta de la tormenta. Desde Guantánamo,
Roberlay Rodríguez explicó a el diario El Nuevo Herald que "la gente
está tensa porque ha tenido que abandonar sus hogares y teme por la
seguridad de sus propiedades. Estamos muy nerviosos porque es la primera
vez en años que un ciclón pasa por aquí por Guantánamo", dijo.
Desde Baracoa, una hermosa ciudad costera, Keyber Rodríguez Fernández
contó al Nuevo Herald que las personas estaban esperando el huracán con
mucho temor pues la población no tenía experiencia con un fenómeno de
esa escala. Los modelos cubanos advierten que las rachas de viento
podían alcanzar hasta 300 km/h y las lluvias los 500 mm/h en las zonas
montañosas. En su zona más intensa, el huracán podría levantar olas de
hasta diez metros.
En la tarde del martes, vía telefónica, Juannier Rodríguez dijo a El
Nuevo Herald que el viento ya era intenso en la localidad y se
reportaban fuertes penetraciones del mar. El servicio eléctrico ya
estaba suspendido. "Han caído varios árboles y los ríos están crecidos",
comentó.
La carretera La Farola, una empinada vía que conecta a Baracoa con el
resto de la provincia, estaba cerrada desde la mañana del martes.
Muchos cubanos están preocupados por el impacto que otro desastre
natural podría tener en la región, una de las más pobres del país.
"Dios mío, vamos a ver qué pasa porque en Cuba ya tenemos bastante
hambre y ahora viene este ciclón", comentó desde Guantánamo Yoandy
Beltrán Gamboa a El Nuevo Herald. "Estamos muy preocupados. Es muy
triste y doloroso ver que llega un ciclón así y destruye lo poco que
tenemos".
Cerca de la mitad de las viviendas en esa provincia se encuentran en mal
estado y no tienen techos de mampostería.
Los planes de la Defensa Civil cubana en casos de desastres naturales se
centran en evitar la muerte de personas. La estrategia principal es la
evacuación de personas que residen en zonas de riesgo hacia
instalaciones estatales o casas de vecinos. El gobernante Raúl Castro
viajó a Guantánamo y Santiago de Cuba para verificar los preparativos.
En Guantánamo, se evacuaron más de 200 mil personas. Las plantas de
extracción de níquel fueron paralizadas. Según reportó el periódico
local Venceremos, por primera vez las autoridades decidieron desmontar
las antenas parabólicas en varios municipios de esa provincia, lo que
afectó las trasmisiones de radio y televisión, así como el servicio
telefónico fijo y móvil. También se desinstalaron los puntos de acceso
inalámbrico a Internet en lugares públicos, por lo que la provincia
quedó prácticamente incomunicada.
Al mediodía, un reportero informó que cerca de Punta de Maisí se sentían
rachas de 100 km/h y que cerca de 1.850 personas habían sido evacuadas,
algunas en "cuevas" de esa localidad.
En Holguín, fueron evacuadas cerca de 127 mil personas. En Santiago de
Cuba, donde aún se mantiene fresca la memoria de los daños ocasionado
por el huracán Sandy en 2012, fueron trasladadas 60 mil, según reportó
la prensa local. Unos 1.300 turistas que estaban en Holguín, Granma y
Camagüey fueron trasladados a instalaciones de los cayos de Jardines del
Rey, en el centro del país.
José Daniel Ferrer, el líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU),
dijo a El Nuevo Herald que su organización ha repartido ayuda
humanitaria a las personas más necesitadas de Santiago de Cuba. En una
comunicación anterior, Ferrer había comentado que varios activistas de
la UNPACU intentaron evacuar a personas en sus casas pero el Gobierno
las amenazó diciéndoles que en caso de que el huracán destruyera sus
casas no recibirían ayudas.
La prensa cubana ha insistido en que todas las condiciones han sido
creadas para los evacuados. Varias personas entrevistadas por la
televisión estatal alabaron el trato recibido y la atención médica, pero
algunos pobladores también se han quejado.
Elizabeth Gómez, una guantanamera que acudió a un centro de evacuación,
explicó a este diario que no solo no había capacidad, sino que además
varias personas se habían intoxicado con un picadillo que les
suministraron en la noche.
"En la radio han dicho que todo está garantizado, pero todo ha sido una
gran mentira. Las tiendas están cerradas y no hay venta de nada", comentó.
"Lo único que repartieron fue lo normado para que no se perdiera en caso
de que se destruyan las bodegas. Parte del pueblo guantanamero está con
sus propios medios para enfrentar este ciclón", agregó.
Otros hicieron notar que, ante el paso de la tormenta, algunos optan por
divertirse.
"Se está viviendo en comunidad porque algunos se han evacuado en casa de
vecinos. Hay quien se da sus tragos, eso es normal aquí en el Oriente",
señaló Rodríguez a El Nuevo Herald. "Muchos lo viven como una fiesta con
peligro".
"Extremadamente peligroso", el ciclón podría alcanzar incluso el sudeste
de Estados Unidos. Florida y Carolina del Norte decretaron el estado de
emergencia, mientras que Carolina del Sur ordenó la evacuación de las
costas a partir del miércoles.

Source: Matthew entra en Cuba con vientos de hasta 250 km/h - Noticias -
Cuba - Cuba Encuentro -
http://www.cubaencuentro.com/cuba/noticias/matthew-entra-en-cuba-con-vientos-de-hasta-250-km-h-326992
Post a Comment