Pages

Saturday, October 01, 2016

Liderazgo juvenil, una secuela peligrosa del acercamiento EEUU-Cuba

Liderazgo juvenil, una secuela peligrosa del acercamiento EEUU-Cuba
El sistema político ha comenzado a padecer una fragilidad de mariposa al
calor de los programas de intercambio
Viernes, septiembre 30, 2016 | Miriam Celaya

LA HABANA, Cuba.- Este viernes, 30 de septiembre de 2016, se reúne en
Washington la cuarta sesión de la Comisión Bilateral Cuba-EE.UU.,
ocasión que ha seleccionado el régimen cubano para presentar su rechazo
a "la promoción de programas que Washington promueve sin el
consentimiento o la consulta por los canales oficiales establecidos para
intercambios de este tipo".

Esta declaración del señor Gustavo Machín, subdirector general de
Estados Unidos de la Cancillería cubana, se refiere al programa de becas
de verano que la Organización no Gubernamental (ONG) World Learning
otorga a jóvenes estudiantes de todo el mundo, aunque la prensa oficial
de la Isla y los funcionarios instruidos para el caso han estado
orquestando en las últimas semanas todo un show mediático encaminado a
hacer creer a la opinión pública nacional que se trata de otro macabro
plan imperialista solo para incitar a los jóvenes cubanos a subvertir el
orden político y social al interior del país.

Diríase que apenas dos veintenas de estudiantes isleños que han tenido
la oportunidad de pasar estos cursos veraniegos en 2015 y 2016,
respectivamente, constituyen una amenaza real a la estabilidad de una
dictadura que ha sobrevivido casi 60 años en el poder. O que la Casa
Blanca ha urdido la brillante idea de formar cada año un puñado de
líderes juveniles que, tras varias semanas de clases en una sociedad
libre en la que intercambiarán con otros jóvenes de EE.UU. y de otros
países, estarán dispuestos y preparados para acabar con la revolución de
Castro.

Semejante presunción sugiere, por una parte, la falacia de la solidez
ideológica de la juventud cubana que tanto pregona el régimen verde
olivo; y por otra, que el sistema político ha comenzado a padecer una
fragilidad de mariposa al calor de los programas de intercambio
promovidos desde EE.UU. luego del restablecimiento de relaciones entre
ambos gobiernos.

La apoteosis del desatino es la lista de prácticas "subversivas" que
adquieren los estudiantes beneficiados con las becas de World Learning
para cursos de verano, expuestas en el sitio web de la organización, y
que citan textualmente los escribas del monopolio de prensa de los
Castro: desarrollo de habilidades para hablar en público, trabajo en
equipo, negociación, fomento de consensos, solución de conflictos,
defensa de los derechos propios y solución de problemas.

Solo para una realidad como la de Cuba tal programa podría ser
"subversivo". A ningún mandatario con un mínimo de decencia ―en especial
en nuestros países subdesarrollados, pobres y con serios problemas
institucionales― le ofendería en lo más mínimo que los jóvenes de su
país recibieran este tipo de instrucción y adquirieran estas cualidades
que, según declaraciones del sitio en cuestión, "ayudan a la próxima
generación de líderes mundiales para obtener un mayor sentido de
responsabilidad ciudadana, establecer relaciones a través de líneas
étnicas, religiosas y nacionales, y desarrollar las habilidades y
conocimientos para transformar sus comunidades y países".

Pero tampoco resulta difícil entender la alarma de los druidas de la
Plaza de la Revolución, viejos expertos en subversiones. Nada tan
peligroso para ellos como un "líder" que no emerja de la Escuela
Superior del Partido "Ñico López", en la que ―sin embargo― se han
formado decenas (o más) jefes guerrilleros que han sembrado conflictos,
guerra y muerte en esta región. No pocos líderes de las FARC y otros
caudillos de la más rancia izquierda radical latinoamericana han pasado
por sus aulas y han recibido diplomas y reconocimientos de sus mentores.
Algunos, incluso, han alcanzado la poltrona presidencial en sus propios
países, con los resultados desastrosos que conocemos.

Eso, para no mencionar el adoctrinamiento y lavado de cerebro
sistemático sobre miles de jóvenes del Tercer Mundo que han cursado
estudios de medicina y de otras especialidades en Cuba a lo largo de las
últimas décadas. El castrismo, la dictadura más perversamente "generosa"
que recuerda la Historia, ha extendido su manto "benéfico" incluso a
estudiantes estadounidenses de bajos ingresos, aunque no ha solicitado
permiso para ello a su gobierno.

Y es precisamente en ese punto donde se delata el súmmum del
autoritarismo insular. Al asumir que el gobierno estadounidense y la ONG
World Learning tengan que pasar obligatoriamente por el requisito previo
de solicitar autorización del gobierno cubano para otorgar becas de
verano a jóvenes de la Isla, están colocando a éstos en la clara
posición de esclavos que precisan de la benevolencia o de los intereses
del amo (Estado-Partido-Dictadura castrista) para acceder a determinados
estudios. A la vez, el gobierno se coloca a sí mismo en la postura del
señor feudal que niega la superación a sus siervos.

A la vez, se omite una vez más la función rectora que debía pertenecer a
los padres y a la familia de esos jóvenes, quienes serían los más
indicados para decidir y apoyar o no la actividad docente de sus hijos,
en especial cuando el período lectivo ―por ser en la etapa vacacional
del estudiante― no interfiere con el curso escolar establecido por el
sistema de educación cubano.

Lejos de eso, y para legitimar la "indignación nacional" por la colosal
ofensa, las autoridades cubanas han ordenado a los estudiantes de
enseñanza media, preuniversitaria y tecnológica organizar las ya
tradicionales protestas contra la retorcida maniobra imperialista que
intenta hacerles torcer el camino. Por estos días los más histriónicos
adolescentes se han desgañitado coreando consignas y enarbolando
carteles patrioteros, han aprendido los parlamentos que habrían de decir
de memoria ante las cámaras de los noticiarios y ante los medios de
prensa del mundo. Pero su propio gobierno sigue sin ofrecerles una
alternativa de futuro.

Veo esos rostros frescos, escucho sus voces repitiendo los mil lugares
comunes de varias generaciones perdidas en el naufragio nacional, y no
puedo dejar de pensar en la manera en que este régimen corrupto ha
sembrado la simulación en el espíritu de la nación. Solo espero por el
bien de estos jóvenes, y por el de Cuba, que se multipliquen becas como
ésta, que les enseñen a pensar como hombres libres y les hagan crecer
sueños elevados y alas suficientemente fuertes para alcanzarlos. Para
entonces, olvidarán las consignas y aportarán las ideas y las acciones
para remontar el largo medioevo del castrismo. Entre tanto, vengan más
becas tan "subversivas" como ésta, hasta que los cubanos no tengan que
salir de las fronteras nacionales para aprender a liderar los destinos
de su propio país.

Source: Liderazgo juvenil, una secuela peligrosa del acercamiento
EEUU-Cuba | Cubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/liderazgo-juvenil-una-secuela-peligrosa-del-acercamiento-eeuu-cuba/
Post a Comment