Pages

Thursday, October 13, 2016

Acuicultura cubana pretende duplicar sus capturas en 2030

Acuicultura cubana pretende duplicar sus capturas en 2030
Por Ivet González

LOS PALACIOS, Cuba, 13 oct 2016 (IPS) - Guarecidos del sol con sombreros
de ala ancha y camisas de manga larga, obreros del centro piscícola La
Juventud lanzan pienso en los estanques donde ceban a las tilapias, un
pez escaso en los mercados de Cuba, aunque muy demandado.

"La producción dio un gran salto gracias a la combinación de varios
factores: hacemos la reversión sexual (aplicación de hormonas para
lograr 98 por ciento de machos), damos un pienso de mayor calidad e
introdujimos especies mejoradas genéticamente", explicó a IPS el
director de piscifactoría, Guillermo Rodríguez.

Situada en el municipio de Los Palacios y reconocida como la mejor
productora en Cuba de tilapias, muy apreciadas aquí por su sabor, La
Juventud se adscribe a la estatal Empresa Pesquera de Pinar del Río
(Pescario), que agrupa toda la actividad del rubro en esta provincia del
extremo oeste cubano.

Gracias al reordenamiento del sector con énfasis en la actualización
tecnológica, este país insular caribeño obtuvo el pasado año 27.549
toneladas de pescado de agua dulce en estanques, embalses y piscinas, el
mayor volumen desde que introdujo la actividad en los años 80.

Y la meta del Ministerio de la Industria Alimentaria es la de duplicar
la producción acuícola para 2030, cuando aspira a obtener 49.376 toneladas.

Sin embargo, las capturas de peces y mariscos que en 2015 fueron de
57.657 toneladas, incluyendo la plataforma marítima, apenas cubren un
bajo porcentaje de la demanda de 11,2 millones de habitantes y no
abastecen totalmente la demanda del boyante turismo, que este año
rompería el récord de tres millones de visitantes extranjeros.

Incluidos los productos pesqueros, el país gasta cada año alrededor de
2.000 millones de dólares en importación de alimentos, a pesar de leves
aumentos de la producción interna del sector, logrados con las reformas
económicas que arrancaron en 2008.

El salto acuícola se origina en la mayor organización del sector,
aseguramiento de artes de pesca, estabilidad en el suministro de
alimento animal, incrementos salariales, cultivos intensivos y el
mejoramiento genético de las especies, que proviene de fondos estatales,
la cooperación internacional e inversión extranjera.

"En 2015, nuestra unidad empresarial produjo 465 toneladas de pescado,
de las cuales 200 toneladas fueron de tilapias. Y en lo que va de 2016
ya hemos capturado 391 toneladas, 248 de ellas de tilapias", detalló
Rodríguez sobre los resultados de la piscifactoría, que cuenta con 132
trabajadores, 17 de ellos mujeres.

En sus instalaciones, con 46,2 hectáreas de agua que llegan por gravedad
de una represa vecina, La Juventud se dedica a la reproducción de los
alevines que recibe cada dos años de la estatal Empresa de Desarrollo de
Tecnologías Acuícolas (EDTA), la siembra y ceba en embalses, y culmina
con las capturas para enviarlas a la industria.

Sus rendimientos comenzaron a despegar en 2011 cuando introdujeron la
reversión sexual y las primeras especies mejoradas genéticamente, como
parte de un proyecto de transferencia tecnológica de Vietnam. Y desde
2015 reciben el apoyo de la Organización de Naciones Unidas para la
Alimentación y la Agricultura (FAO).

"El resultado alcanzado con el proyecto FAO es muy superior. De cuatro
toneladas por hectárea que antes se obtenían de tilapias, hoy se logran
13,3 toneladas por hectárea", aseguró Rodríguez.

Detalló que el salario promedio mensual se elevó del equivalente a 13
dólares a algo más de 58 dólares que perciben en la actualidad, más del
doble del promedio del sueldo estatal, de unos 23 dólares.

El programa de dos años "Establecimiento e implementación de un programa
de mejoramiento genético para peces de agua dulce", suscrito el año
pasado entre el gobierno y la FAO, destina 297.000 dólares a fortalecer
las capacidades en genética y reproducción de productores y el personal
técnico y científico de todo el país.

"Las acciones principales del proyecto están dirigidas a la EDTA, con
capacitaciones e insumos para que desarrollen las familias de alevines",
explicó Loliette Fernández, funcionaria de la FAO en Cuba.

"El objetivo es lograr un programa nacional de mejoramiento genético en
peces de agua dulce, que hoy no existe", indicó a IPS.

No obstante, la iniciativa, que atrae al país a consultores
internacionales, se concentra en el cultivo de la tilapia, en particular
con la introducción del linaje Gift (sigla en inglés de Tilapia de
cultivo mejorada genéticamente), una variedad también usada en
piscifactorías de otros países del Sur en desarrollo.

"La tilapia siempre ha estado en la dieta del cubano, pero con la Gift
vendemos un pescado vistoso, de muy buena calidad. A partir de nuestros
cultivos, la industria hace una variedad de productos, pero la tilapia
es la que más gusta", explicó a IPS la veterinaria Mercedes Domínguez,
quien trabaja en la granja.

Garzas blancas sobrevuelan las instalaciones de La Juventud y algunas
caminan sobre los bordes de los grandes estanques, canales y piscinas.
Las construcciones están todas bien pintadas y ostentan carteles
artesanales con las informaciones sobre los procesos desarrollados en
cada área.

"Mantenemos las instalaciones acuícolas con las reparaciones menores que
podemos hacer, pero todas necesitan obras ingenieras grandes y
especializadas para aprovechar más las aguas", explicó Jorge Triana,
director general de Pescario, mientras señalaba las paredes de los
estanques de la granja, que sobrepasan las dos décadas de explotación.

El directivo señaló otras dificultades afrontadas por la empresa, que
abastece de productos pesqueros a la provincia de 140.252 habitantes.
Además de reparaciones, la entidad sufre afectaciones por el envejecido
parque de vehículos, problemas para garantizar la refrigeración y la
tecnología obsoleta en la industria.

Triana estima que las ofertas de Pescario cubren alrededor de 30 por
ciento de la demanda en la provincia. "Aunque depende de si hay otras
ofertas cárnicas en los comercios, nuestros productos llegan en la
mañana y en la tarde no queda nada en las pescaderías", describió a IPS.

"La empresa ha logrado estabilizar niveles de captura por encima de las
1.700 toneladas al año, que no tenía antes", detalló. De ese total,
apenas 32 toneladas corresponden a la pesca de plataforma, realizada por
pescadores privados que venden sus presas a la empresa estatal.

Añadió que ahora trabajan en los ajustes de todo el sistema para lograr
las metas de crecimiento hasta 2030.

"El futuro de Cuba y el mundo está en la acuicultura", aseguró la
productora Margarita Cepero, que desde 2006 dirige una unidad de ceba de
peces en jaulas que flotan en la presa Sidra, en la también occidental
provincia de Matanzas.

"Cada año hay más restricciones para la pesca marina, con vistas a
proteger las especies", indicó a IPS.

Cuba pescó en exceso durante las décadas de los 60, 70 y 80, en sus
50.000 kilómetros cuadrados de plataforma en las improductivas aguas del
Caribe. La isla afronta las consecuencias del agotamiento internacional
de los recursos pesqueros y la propia sobreexplotación de sus costas.

Editada por Estrella Gutiérrez

Source: Acuicultura cubana pretende duplicar sus capturas en 2030 | IPS
Agencia de Noticias -
http://www.ipsnoticias.net/2016/10/acuicultura-cubana-pretende-duplicar-sus-capturas-en-2030/
Post a Comment