Pages

Tuesday, September 06, 2016

Los nueve intentos por alcanzar el poder

Los nueve intentos por alcanzar el poder
Desde joven, Fidel Castro soñó con poseer los destinos de la nación
Martes, septiembre 6, 2016 | Tania Díaz Castro

LA HABANA, Cuba.- De acuerdo a esas anécdotas que aparecen en los libros
de viejos amigos de Fidel Castro, publicados los primeros años de la
Revolución, sabemos que en la temprana fecha de 1945, con apenas 29
años, Fidel, hizo el primer intento por apoderarse del poder en Cuba.

Se cuenta que, junto a otros estudiantes, entrevistó a Ramón Grau San
Martín. En un momento que Grau se ausentó del despacho, Fidel expresó la
idea de lanzar al viejo presidente por la ventana y ocupar así la
presidencia del país. Alguien le dijo: "¿Estás loco, Fidel, eso que
propones es un crimen?"

Su segundo intento fue cuando se postuló para representante en las
elecciones que se celebrarían en 1952, por el Partido de Eduardo Chibás.

El tercero lo hizo en agosto de 1951, muerto el líder ortodoxo. El
impetuoso guajiro de Birán sugirió la idea de llevar el cadáver en
brazos por las calles y sentarlo en la butaca presidencial, para ellos
tomar el poder.

Hechos ya confirmados en documentos de la Historia, continúan
describiendo todos y cada uno de los intentos de Fidel por convertirse
en el dueño de la Isla de Cuba.

El cuarto fue en 1953 cuando, junto a más de cien jóvenes, en su mayoría
menores de edad, encabezó el innecesario y disparatado asalto al Cuartel
Moncada de Santiago de Cuba. Murieron casi todos, mientras Fidel huyó,
se escondió en un bosque durante días, fue descubierto y llevado a la
cárcel.

En 1955 realizó su quinto intento. Exiliado en México y tras aceptar una
amnistía gracias a la nueva toma de posesión de Batista como presidente,
Fidel se tranzó por la tradición política y envió un mensaje al
periódico Alerta, el de más circulación en Cuba. Allí declaró que
renunciará a la invasión que preparaba en Ciudad México, si Batista
aceptaba su Programa de Cinco Puntos: dimisión del presidente,
elecciones generales en un plazo de 90 días, ruptura de relaciones
diplomáticas con Trujillo y amnistía para los presos políticos. Los
puntos restantes del documento reflejaban a las claras que si perseguía
algo, era precisamente el dominio total de su lucha.

Batista no aceptó y el yate Granma salió de Tuxpan hacia Cuba con casi
cien hombres, en noviembre de 1956: Su sexto intento. El desembarco fue
bombardeado por la aviación de Batista.

A finales de ese año, los sobrevivientes se agruparon como guerrilleros
en las montañas de Oriente, hecho considerado como su séptimo intento.

La historia verdadera de esa guerrilla está por conocerse.

En 1957, Fidel dio como muertos cinco mil hombres. En agosto de 1958,
dijo que eran seis mil. En la Revista Bohemia de 1959, gracias a Enrique
de la Osa, se dio la cifra de 20 mil. Cuando un corresponsal del New
York Times la repitió, Batista respondió que estaba demasiado exagerada.
Pero los 20 mil muertos quedaron como cierto, una de las grandes
mentiras de la Revolución.

Dos intentos más hizo el jefe guerrillero para acelerar su llegada al
poder, sobre todo al ver que su guerra podía prolongarse largos años. El
número de miembros del Ejército era muchísimo mayor y estaban mejor
armados. Entonces se le ocurrió proponer —en 1957 y en 1958—, una huelga
nacional al pueblo. Volvió a fracasar. Nada hizo el pueblo al respecto,
a no ser los actos terroristas de los grupúsculos terroristas,
fácilmente controlados por la policía de Batista.

Fue entonces que ocurrió algo que hoy pocos saben: el día 4 de enero,
cuatro días antes de la llegada de Fidel a La Habana, Tony Varona,
prestigioso político del exilio, esperaba en Cuba un gran barco con
armas, traído por Aureliano Sánchez Arango, con el propósito de
adelantarse a Fidel. En él venían los demócratas más reconocidos del
exilio cubano de Miami.

Sobre este hecho, muy poco se ha dicho en la prensa castrista.
Recordamos, eso sí, cómo por orden de Fidel, avanzaron por la Carretera
Central no sólo los guerrilleros de la Sierra Maestra, sino todos los
que quisieran sumara a la caravana, convertidos en falsos guerrilleros,
para dar la impresión de que el Ejército Rebelde se componía de miles de
hombres y mujeres.

Tan ansioso estaba por alcanzar el poder político, que el día 8 de enero
emprendió una desesperada y loca carrera hacia La Habana, pisándoles los
talones a los demócratas del exilio y así quitarlos del camino.

Compartir:


Source: Los nueve intentos por alcanzar el poder | Cubanet -
https://www.cubanet.org/opiniones/los-nueve-intentos-por-alcanzar-el-poder/
Post a Comment