Pages

Friday, September 02, 2016

La guerra contra todo el pueblo

La guerra contra todo el pueblo
agosto 31, 2016 3:42 am

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Ninguna dictadura entrega
prerrogativas, privilegios y mucho menos el poder ilegítimo que detenta
de forma pacífica. Los casos de Polonia y la antigua Checoslovaquia
deben ser mirados como lo que son: solo casos aislados.

No hay comparación entre las élites de gobierno en esos países con la
élite de gobierno en la antigua Unión Soviética. Esta acabó con el
comunismo y dio paso al autoritarismo presente por aquellos lares,
autoritarismo regido por elegidos seleccionados entre ellos mismos.

Las élites de gobierno en Polonia y Checoslovaquia optaron en el momento
decisivo por ser polacas y checas antes que comunistas. Se trató de
personas que comunistas o no, optaron por servir a sus pueblos, así,
entregaron el poder en paz y la decencia se impuso.

Los gánsteres empoderados que sirvieron a Stalin y al resto de los
sinvergüenzas que le sucedieron optaron por el totalitarismo. Ellos
fueron sinvergüenzas antes, ahora y lo serán siempre. Allí, nada cambió,
excepto los nombres.

El ejército dejó de ser rojo pero continuó afirmado en lo que fue. La
criminal KGB dejó de ser KGB, pero se mantuvo cruel, deshumanizada,
criminal y por encima de todas las leyes humanas e incluso divinas, como
por allá es costumbre.

Algo similar ocurrió en China y lamentablemente, por acá anda en
preparación algo muy semejante: ha comenzado la guerra contra todo el
pueblo.

La comedia electoral e institucional promovida por el régimen se carcome
desde su base. Los delegados en Cuba no rinden cuentas a sus electores,
porque simplemente no tienen electores. Solo existen sus jefes en las
esferas de poder del partido único a quien sirven. Los presidentes de
las Asambleas Provinciales (antiguos gobernadores provinciales) se deben
a estas asambleas y no a sus electores, ya que son impuestos desde el
verticalismo de estas asambleas, impuestas a su vez por mecanismos
verticalistas idénticos y no hay nada más.

En Cuba, hoy el pueblo vive subordinado a reglamentos que no le permiten
acceder a una vida mejor con perspectivas de desarrollo individual. El
régimen, para alcanzar la gobernabilidad que requiere la norma
totalitaria seleccionada, necesita miseria extrema compartida: solo
desde la miseria de todos conseguirá retener el poder.

La represión en todas las esferas de la vida se incrementa y esta ya no
va solamente contra la oposición pacífica interna. El régimen castrista
ha logrado que esta crezca compartida por todos, pero el efecto no
deseado por ellos ha sido una creciente demanda compartida de libertad.
Esto es lo que todos necesitamos para ser quienes somos sin miedos.

Hoy existe, compartida por todos, la aspiración por trabajar
honradamente para subsistir, no pasar más hambre, no aguantar más palos
y formar una familia estable, sólida, próspera y feliz. Pero ni Raúl
Castro ni sus miñones están dispuestos a permitirlo.

El totalitarismo castrista destruyó el espíritu nacional y el sentido de
pertenencia. La mayoría de la juventud prefiere vivir en cualquier otro
lugar que no sea Cuba.

Aunque de esto no se hable, Cuba antes del castrismo siempre fue un
destino migratorio muy exitoso. Lo fue hasta que el castrismo lo
ensombreció y lo destruyó todo.

Para las grandes mayorías, existe un consenso sobre que la normalización
en las relaciones Cuba-USA derivada de los acuerdos tomados en tal
sentido, se quedará entre los privilegiados que tendrán acceso a lo poco
que de esto se desprenda.

Por citar algún ejemplo, los acuerdos ETECSA-ATT, se quedarán entre los
usuarios de ATT de paso por Cuba. Para los usuarios de ETECSA, solo
habrá más de lo mismo, que es decir, ¡nada!

Han fracasado porque el pueblo cubano no les permitió vencer. El pueblo
se adaptó para sobrevivir sin un ápice de convencimiento real. La élite
gobernante necesita señalar una causa que lo exima de culpas y
responsabilidades por fracasar y ya encontraron a este culpable en el
pueblo cubano. Entones, si el principal enemigo y el culpable del
fracaso es el pueblo cubano, comenzó la guerra contra todo el pueblo.
Por supuesto, ellos contra todo el pueblo.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Source: La guerra contra todo el pueblo | Primavera Digital -
http://primaveradigital.net/la-guerra-contra-todo-el-pueblo/
Post a Comment