Pages

Wednesday, August 03, 2016

Mi hijo no es un corrupto (II)

Mi hijo no es un corrupto (II)
Nancy Gueits no se detendrá hasta que el caso de su hijo y su nuera sea
revisado
Miércoles, agosto 3, 2016 | Roberto Jesús Quiñones Haces

GUANTÁNAMO, Cuba.- La principal testigo de este juicio fue una joven de
quince años cuyo nombre también omitimos por razones éticas. Según dijo
Nancy Gueits a este reportero y confirmó el abogado defensor, la menor
jamás expresó voluntariamente haber ido a su casa para practicar el sexo
con otros hombres sino que mencionó otras direcciones. Después de varias
preguntas infructuosas, tendentes a que la menor identificara la
vivienda de Erik como uno de los lugares donde ejerció la prostitución,
la fiscal le dijo: "Pero te falta por mencionar una casa a la que
también fuiste, acuérdate bien, es una casa que está cerca de la CADECA
de la calle Calixto García". Tal sugerencia está prohibida por el
artículo 322 de la Ley de Procedimiento Penal y el tribunal debió
impedirla, pero se hizo.

Esta declaración, obtenida de la forma antes señalada, ha sido la prueba
que tomó el tribunal para sancionar a Erik y a Licet. Lo significativo
es que la joven ha sido atendida desde niña por trastornos de conducta y
ha estado ingresada en reiteradas ocasiones en el hospital psiquiátrico
por intentos suicidas, lo cual reconoce en el video que recientemente le
grabó Nancy Gueits en presencia de su madre y padrastro. Según nos contó
Nancy cuando se celebró el juicio la menor había acabado de salir del
hospital psiquiátrico, donde estuvo ingresada por otro intento de suicidio.

En ese video la joven declara que fue maltratada por la instructora
policial durante el proceso y que fue interrogada sin que estuvieran
presentes sus padres, lo cual, de ser cierto, sería otra violación del
procedimiento. La madre de la joven refiere que también fue maltratada y
el padrastro declaró que estuvo detenido en un calabozo varias horas.

También afirma que fue abusada sexualmente en varias oportunidades por
un miembro del Ministerio del Interior (MININT) que actualmente tiene el
grado de mayor. Nancy hizo mostrar el video a un funcionario del
tribunal y éste le dijo a la persona que se lo mostró que esa
declaración no era prueba suficiente para investigar a un miembro del
MININT atendiendo a las características personales de la joven. Sin
embargo, su declaración sí sirvió para sancionar a Erik y a Licet a
siete y ocho años de privación de libertad, respectivamente.

Un detalle adicional consiste en que el cuarto alquilado es totalmente
independiente de la vivienda, con entrada por la calle Prado. Esto
permitía a los arrendatarios entrar solos al cuarto y esperar allí a su
pareja, y hasta permitir la entrada de otras personas eludiendo el
control del arrendador, una vez pagado el tiempo del alquiler.

La prueba más evidente de que estamos en presencia de una familia
decente y respetuosa de la ley estriba en el hecho de que en septiembre
del pasado año, cuando Erik fue citado ante la policía para que
declarara y se enteró de la acusación que se le hacía, de inmediato
entregó la licencia para alquilar dicho cuarto. Eso no fue tenido en
cuenta por el tribunal al dictar su sentencia.

Nancy Gueits dice que no claudicará

Nancy se siente frustrada por la desatención que ha sufrido durante su
peregrinar por diferentes instituciones gubernamentales. La última de
esas frustraciones la sufrió recientemente al recibir respuesta de la
carta que dirigió a Esteban Lazo Hernández, Presidente de la Asamblea
Nacional del Poder Popular (ANPP).

En la respuesta, Madalina Marrero Delgado, jefa del área de atención a
la población de la ANPP, le dice que esa institución no puede hacer nada
para que le rebajen la sanción conjunta de doce años de privación de
libertad aplicada a su hijo.

Pero a Erik no le impusieron doce años de privación de libertad, sino
siete. Tal respuesta dice mucho de la "atención" que le prestaron a la
queja de Nancy.

Es cierto que la ANPP no puede hacer nada desde el punto de vista
judicial pero, al menos, ya es hora de que transmita al Consejo de
Estado la avalancha de quejas de la población contra el proceder de los
tribunales. Tantas quejas ameritan que se haga un análisis profundo del
proceder de la administración de justicia porque indudablemente algo
anda mal en ella.

Sumida en el dolor que significa ver preso a su hijo y también a la
madre de sus nietos, quienes le preguntan constantemente por qué sus
padres no están en la casa, Nancy afirma que continuará clamando
justicia para su hijo y nuera.

"Muchos vecinos han venido a apoyarme, a solidarizarse conmigo en este
momento tan difícil. Me ha reconfortado que muchos de ellos han venido
voluntariamente hasta mi casa para dejar constancia escrita de que mi
hijo es una persona decente, que no es ningún corrupto. Pienso presentar
ese documento ante la Fiscalía y junto con el video solicitar que se
revise este caso pues la sentencia es muy cruel", nos dijo. Hasta la
fecha, 119 vecinos han firmado sendos documentos rechazando que Erik y
Licet sean considerados proxenetas o corruptores de menores.

Ojalá que Nancy obtenga la justicia que tanto busca, por el bien de su
hijo y nuera y, sobre todo, por la estabilidad emocional de sus
nietecitos. Haber privado a esos menores de la compañía de sus padres es
otro "detalle" de este caso en el país que más hace por los niños en
todo el mundo, según afirman los defensores del castrismo.

Source: Mi hijo no es un corrupto (II) | Cubanet -
https://www.cubanet.org/destacados/mi-hijo-no-es-un-corrupto-ii/
Post a Comment