Pages

Saturday, August 27, 2016

Las aguas de Jaimanitas no tienen adónde irse

Las aguas de Jaimanitas no tienen adónde irse
Un desagüe construido hace cien años ha desaparecido casi por completo
Sábado, agosto 27, 2016 | Frank Correa

LA HABANA, Cuba.- Casi nadie conoce del antiguo desagüe de Jaimanitas,
construido poco después de fundado el pueblo, hace cien años. Una larga
y sinuosa zanja de un metro y cincuenta de profundidad, que aprovechaba
la topografía del terreno para evacuar las aguas de las lluvias hasta el
mar.

Con el paso del tiempo aquel desagüe desapareció poco a poco, debido al
irrespeto de autoridades y moradores, que con los movimientos de tierra
para construcciones de viviendas y la urbanización del pueblo fueron
tapándolo por tramos. Sobrevivió solamente en su curso final, en la
calle Primera desde 234 a 236, el sitio más bajo del relieve
jaimanitense, pero desde hace varias décadas se ha convertido en un
problema para los habitantes de la zona.

Las viviendas de la calle Primera se construyeron en la ribera izquierda
del desagüe y para acceder a la calle y el tránsito de peatones
construyeron una acera sobre la zanja. La basura acumulada por años y la
falta de limpieza del desagüe, provocaron que el agua dejara de correr,
se convirtiera en foco de vectores y propiciara inundaciones del área.

Para este reportaje se contaba, en sus inicios, con la colaboración de
vecinos decididos a sacar el problema a la luz. Ellos poseen constancia
de las múltiples cartas enviadas al gobierno municipal y provincial,
donde reclamaron una solución efectiva al problema, y también evidencia
de las respuestas proporcionadas por las empresas Aguas de La Habana, de
Alcantarillado Público y de Planificación Social, que evaden la
responsabilidad en su solución. Además, certificados médicos de niños y
ancianos enfermos, residentes en las viviendas aledañas al desagüe, y
viejas fotos donde se puede apreciar el desagüe en tiempos más felices.
Pero al momento de recogerlas para incorporarlas en el texto, los
vecinos habían cambiado de opinión, al ser intimidados con represalias
por colaborar con la prensa independiente.

"Pero yo no tengo miedo", dice William Perdomo, uno de los afectados por
la tupición. "Cuando llueve esto se vuelve un mar y tengo que dar un
rodeo por el patio. Por la puerta solo podría salir en un bote".

Otro damnificado por las inundaciones productos de las lluvias es
Alfredo Sánchez, trabajador de la Empresa Comunales, quien aclara: "Se
han realizado varias reparaciones, es cierto, pero casi siempre a la
acera y no a la zanja. El desagüe original tenía metro y medio cuando se
construyó hace cien años, hoy está repleto de basura. Recuerdo una noche
que un hombre se cayó y se hundió hasta el cuello".

María Beltrán, costurera particular y promotora de este reportaje, dice
que son un verdadero misterio las roturas de la acera, porque siempre
han sido producidas por camiones. "Vivo aquí desde 1991 y he contado más
de diez camiones que han roto la acera y caído en la zanja. El más
recordado fue una pipa llena de petróleo, que rompió la acera y se
hundió en la zanja. Toda la noche la pasaron tratando de sacarla con una
grúa".

No solo la calle Primera se afecta con la atascada del desagüe. La calle
236, por ser la más baja, acumula gran cantidad del agua que debería
confluir al mar, y ha sido bautizada por los jaimanitenses como "La
calle del charco".

También, en Tercera, algunas viviendas se inundan parcialmente cuando
llueve, pues las fosas se desbordan con la acometida del agua desde
Primera. Los vecinos tienen que recurrir a soluciones con medios
propios para evacuar el agua hacia la calle.

Alfredo Sánchez asegura que solo una inversión capital puede resolver
este problema, que afecta a tantos vecinos.

"La solución es levantar completamente la acera, limpiar la zanja,
levantar la altura de la calle y construir una acera nueva. Eso lleva un
presupuesto grande. Pero, ¿y el resto del viejo desagüe que recorría el
pueblo hasta el mar, acopiando las aguas que corren por gravedad? Ese no
tiene remedio. Se perdió para siempre, por la indolencia de los
responsables de la urbanidad del pueblo".

Source: Las aguas de Jaimanitas no tienen adónde irse | Cubanet -
https://www.cubanet.org/mas-noticias/las-aguas-de-jaimanitas-no-tienen-adonde-irse/
Post a Comment