Pages

Friday, August 12, 2016

El servilismo difamador y cómplice es un servicio útil a la sociedad?

¿El servilismo difamador y cómplice es un servicio útil a la sociedad?
agosto 11, 2016 3:22 am

Cerro, la Habana, Rogelio Travieso, (PD) Luego de revisar las noticias
de Primavera Digital # 440 me veo obligado a dar respuesta a un cartel
ofensivo.

En Cuba, que los derechos sean violados, es costumbre en los represores.
En el 63 domingo, continúa el salvajismo contra las Damas de Blanco.
Ahora añaden al cumulo de injusticias, un cartel con la intención de
desacreditar a los que luchan contra la dictadura totalitaria.

Si Cuba no fuera una propiedad de quienes gobiernan, si existiera la
división de poderes y el Estado de Derecho, quienes mienten, ofenden y
maltratan, serían demandados.

El cartel al que me refiero, expresaba: "En ningún país del mundo, un
mercenario del imperio ostenta los privilegios que pueden disfrutar en
Cuba. Ninguno de ellos trabaja, ni presta servicio útil alguno a la
sociedad".

En Cuba los únicos privilegiados son los que gobiernan.

¿Cómo se atreven a decir que los opositores viven sin trabajar?

Desde la edad de 13 años comencé a trabajar. Laboré ininterrumpidamente
durante 34 años. De no ser por el sistema excluyente que me dejó sin
trabajo, hubiera acumulado 48 años laborados. También pudiera llevar 9
años como retirado, pero mi jubilación se la roban y mi expediente
laboral lo desaparecieron.

De 1987 a julio de 1992 trabajé en la Empresa de Comercio del Cerro, en
mantenimiento y el departamento técnico.

Desde 1990, pertenezco a la disidencia. Primero integré la Unión Cívica
Nacional, que lideraba Omar del Pozo Marrero, quien cayó preso y fue
amnistiado a raíz de la visita del Papa Juan Pablo, en 1998.

Luego de que en julio de 1992 disfrutara de mis correspondientes
vacaciones anuales, el 10 de agosto, Alfredo Hernández, secretario
general del sindicato (en la actualidad fallecido) me visitó para
pedirme que solicitara la baja y no regresara a mi puesto, pues ya
conocían que yo era miembro de la disidencia y el capitán Raciel, de la
Seguridad del Estado, había creado las condiciones para tras mi regreso,
hacerme un mitin de repudio y expulsarme del trabajo.

Así es la dictadura totalitaria. ¿En qué país, por pertenecer a la
oposición, expulsan del trabajo a alguien?

De inmediato, redacté la solicitud de baja y mi esposa la llevó a la
Empresa.

Luego de pedir mi baja, tuve que ganarme la vida haciendo trabajos
particulares de albañilería.

En todos los centros de trabajo a los que iba a solicitar empleo, me
daban la excusa de que no había plazas.

En mayo de 1993, una amistad me gestionó una plaza de ayudante en la
fábrica ensambladora "Juan Manuel Márquez". El día que iba a empezar a
trabajar allí, mi amigo me dijo que estaba prohibido que me dieran empleo.

Ante esa situación, continúe haciendo trabajos particulares.

El 10 de septiembre de 1993 fui citado y llevado por el primer teniente
de la PNR Carlos Folas a la unidad de Blanquita. Ese oficial, junto a
otro de la Seguridad del Estado, me entrevistaron. Les expliqué de todas
mis gestiones y que no me daban empleo. El teniente Folas quiso
imponerme que firmara un acta de advertencia y me negué a firmar.

El día 19 de septiembre 1993, un carro patrullero me llevó detenido para
la 4ta unidad del Cerro. Allí me tuvieron incomunicado hasta el día 25
me trasladaron para la prisión 1580, en San Miguel del Padrón, donde
volví a estar incomunicado.

El 30 de septiembre permitieron que el abogado me entregara artículos de
aseo personal y se entrevistara conmigo. Según me explicó el abogado, en
el expediente preparatorio los hechos que aparecían casi todos eran
políticos e incluso había cosas avaladas por el secretario del núcleo
zonal del Partido Comunista del Reparto Martí, persona esta que yo no
conocía y que seguro tampoco me conocía pues en aquel entonces yo vivía
con mi esposa en la Esquina de Tejas.

Durante el tiempo que permanecí en prisión, a Ofelia, mi esposa, el jefe
de la zona #7 de Comercio le hizo la vida imposible, viéndose obligada a
pedir la baja del trabajo.

El 19 de octubre me celebraron el juicio, la Causa 114 de 1993.

Al salir de la prisión tuve que cumplir una sanción de un año trabajo
correccional, en Servicios Comunales, recogiendo la basura en la zona
del Reparto Martí. Pensaban desacreditarme, pero el trabajo honrado no
desacredita.

En noviembre de 1994, cuando concluyó mi sanción, solicité continuar
trabajando en comunales, pero me respondieron que no podían aceptarme
porque yo era un contrarrevolucionario.
En mayo de 2001, mi esposa Ofelia, trabajaba como cocinera en la casa de
Minerva Barbosa, quien fuera esposa del general Abelardo Colomé Ibarra
(Furri).

Esta señorona de la nueva clase se había vuelto a casar con un coronel
retirado de las FAR que era jefe de los Di tú del CIMEX. Cada miembro de
la familia, incluidos los hijitos de papá, tenía su carro.

A estos privilegiados, al parecer, les está permitido acumular riquezas.
En esa mansión de Nuevo Vedado, alquilan habitaciones, y elaboran y
sirven comida a extranjeros.

Estos acomodados, al día siguiente del Día de las Madres del año 2001,
botaron a mi esposa del trabajo en su casa porque yo era de la oposición.

Ante esa situación, me separé de mi esposa y regresé a mi casa. Eran
demasiados los inconvenientes que yo generaba a los que me rodeaban.

Este gobierno se queja de que el exilio ayuda a la oposición interna.
¿Quiénes financiaron la revolución?
Los Castro no tenían historia laboral, ni contaban con recursos para
financiar el Movimiento 26 de Julio. Lo financiaron los ricos, la clase
media y los exiliados. Si no hubiera sido por ellos, los fidelistas aun
estarían alzados en la Sierra Maestra.
rotravep@gmail.com; rogeliot@nauta.cu; Rogelio Travieso
*Partido Liberales de Cuba.
Rogelio Travieso de negro al centro, en el aniversario del PSD 9 de
diciembre de 200

Source: ¿El servilismo difamador y cómplice es un servicio útil a la
sociedad? | Primavera Digital -
http://primaveradigital.net/el-servilismo-difamador-y-complice-es-un-servicio-util-a-la-sociedad/
Post a Comment