Pages

Saturday, August 20, 2016

El sector privado, salida para el diseño cubano

El sector privado, salida para el diseño cubano
ANA PAULA DÍAZ | La Habana | 20 de Agosto de 2016 - 04:59 CEST.

Cada año miles de jóvenes cubanos intentan entrar a las aulas del
Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDi), pero solo unos pocos
alcanzan una de las preciadas plazas.

Fundado en 1984, el ISDi ha graduado a centenares de diseñadores, y
muchos más estudian en la actualidad en el edifico de Belascoaín y Estrella.

Sin embargo, ¿cuán cercanas son academia y realidad? Para muchos
estudiantes el abismo entre ambas se hace evidente en los proyectos de
investigación con que culminan estudios y que la mayoría de las veces no
van más allá del papel.

"Lo que pasa es que el ISDi a veces no tiene total relación con la
realidad que hay afuera. Muchos proyectos no son realizables en las
condiciones del país. Otros son muy buenos, de diseñadores prometedores,
capaces de hacer mucho con lo poco que tenemos. Sin embargo, al Estado o
las instituciones involucradas no les interesa. Esos proyectos también
se quedan encerrados aquí", comenta Karina, diseñadora y profesora del ISDi.

El diseño cubano está despuntando, es un momento de evolución. Ha sido
uno de los primeros campos que se ha visto beneficiado por la
autorización de negocios privados. ¿Eso cambia las cosas para los
jóvenes recién graduados?

"Cuando uno acaba de salir del aula tiene que ir para donde lo manden,
cumplir con el Servicio Social que, salvo alguna excepción, es en una
empresa del Estado", explica Jesús, graduado del ISDi en el 2015.

"Si los negocios privados demandan diseño, en el sector empresarial la
mentalidad es la misma de hace 50 años. El diseño no se valora lo
suficiente, por tanto, no se le destinan muchos recursos. Así no puedes
aplicar ni la mitad de las cosas que aprendiste en el aula", asegura el
joven.

Los graduados de Diseño Visual ven realizadas sus expectativas de
estudiante con más facilidad, pues su trabajo no requiere tanta
inversión o infraestructura como el Diseño Industrial. Los licenciados
en esta rama enfrentan más adversidades.

"La industria local, muy deprimida en la actualidad, no produce diseño
cubano, todo lo que venden las tiendas es importado; así que no se
aprovechan ni el talento ni el potencial de los diseñadores formados en
la Isla. Es muy desalentador, porque es difícil que sus creaciones
lleguen a ser producidas y vendidas", explica Karina.

Ante esa realidad, es cada vez mayor el número de diseñadores que opta
por empezar sus proyectos personales o, a la par del trabajo estatal,
ofrecen sus servicios a negocios privados.

"Los diseñadores que logran avanzar son los que tienen el deseo y las
ganas de superar todo tipo de dificultades. Por lo general es muy
complejo. Pero definitivamente uno no se puede sentar a esperar a que
las cosas cambien en el sector empresarial, y mucho menos soñar con la
industria", explica Ileana, que diseña para cafeterías y otros negocios
pequeños.

Otros diseñadores prefieren probar suerte más allá de las fronteras, a
veces con éxito.

"Creo que la formación en el ISDi intenta ser bastante abarcadora,
siempre hay quien aprovecha más o menos. Pero a veces sabes que no es en
tu país donde vas a usar esos conocimientos, que no vas a llegar a donde
quisieras, porque no tienes muchas opciones", opina Laura, que comenzará
su quinto año de estudios.

Eventos como las exposiciones del proyecto Geo-gráficas, que reúne a
diseñadores radicados fuera y dentro de la Isla, y la I Bienal del
Diseño, son muestra del potencial desaprovechado que sale de la academia
cubana de diseño.

Source: El sector privado, salida para el diseño cubano | Diario de Cuba
- http://www.diariodecuba.com/cuba/1471635198_24722.html
Post a Comment