Pages

Saturday, August 13, 2016

El paladín del Estado

El paladín del Estado
agosto 11, 2016 3:19 am

Marianao, La Habana, Rogelio Fabio Hurtado, (PD) Iroel Sánchez, el
desconocido funcionario estatal que apareció un día al frente del
Instituto del Libro sin méritos visibles para ello, quien cobra como
asesor de Ramiro Valdés y se desempeña como combatiente estatal en la
Blogosfera, se nos presenta ahora como paladín del Estado, en esa última
página del periódico Granma donde cabe todo, a condición de que sea
apologético.

Sin argumentos propios, el texto se construye mediante comentarios a
propósito de la cita de un añejo discurso de su Comandante en Jefe
acerca de la libertad de expresión, pronunciado en Jamaica, donde
despliega su repertorio de críticas a la propiedad privada, aplicadas en
este caso a los medios masivos de comunicación, quienes efectivamente
publican lo que les conviene a sus intereses sociales, exactamente igual
que hace el supuesto Estado socialista, controlado de manera totalitaria
por el Partido y su omnisapiente Primer Secretario en Jefe. La parrafada
concluye diciendo desear "una prensa que critique en nombre del pueblo",
etc., etc.

Cualquier lector habitual de la prensa oficial sabe perfectamente que en
ella solo tiene cabida la crítica dirigida y estrictamente controlada
por el aparato del Partido Comunista, aparato este que sirve de
instrumento para que el Primer Secretario ordene y mande a su antojo,
para beneficio de los intereses de la microfracción que lo sigue y
respalda a ciegas, de quienes este Iroel Sánchez es en este momento el
vocero visible.

Siguen sangrando por la herida que les infligieran los inteligentísimos
discursos pronunciados por el amigo Obama durante su visita a La Habana
el pasado mes de marzo, único saldo obtenido hasta hoy por la nueva
política de Washington hacia el régimen de La Habana.

Con la mayor desfachatez, el apologista declara que "el Estado no es el
causante de los problemas, sino la única solución posible". En realidad,
llevamos más de 50 años empantanados en esa idolatría burocrática, que
asfixia a la sociedad civil, cuya capacidad real es el único antídoto
para el totalitarismo, al que le temen como el diablo a la cruz, o como
Superman a la kriptonita.

No se trata de que se entreguen, sino de que razonen, acepten lo
evidente y realmente cambien de mentalidad. Parece que para algunos,
entre ellos los en Jefes de Iroel Sánchez, esto es pedirle demasiado a
sus alineadas neuronas.

rhur46@yahoo.com; Rogelio Fabio Hurtado

Source: El paladín del Estado | Primavera Digital -
http://primaveradigital.net/el-paladin-del-estado/
Post a Comment