Pages

Tuesday, August 02, 2016

Descifrando maniobras

Descifrando maniobras
PEDRO CAMPOS | La Habana | 2 de Agosto de 2016 - 07:45 CEST.

El cierre de frontera en la Nicaragua aliada del fidelismo, para los
cubanos que buscaban camino a EEUU a continente-traviesa desde Ecuador y
otros países, generó el estancamiento de miles en Costa Rica, Panamá y
ahora Colombia, en evidente maniobra del Gobierno cubano para cerrar la
vía terrestre usada por sus ciudadanos y estimular que el éxodo se
concentre por el estrecho de La Florida.

A sabiendas de que la preocupación estratégica fundamental
estadounidense en la región sería la creación en una zona caótica de
éxodo y navegación incontrolables, que pueda poner en peligro la
seguridad nacional de EEUU en temas de narcotráfico, terrorismo y
desbalance económico-social en La Florida, el objetivo de La Habana es
muy claro: presionar a EEUU para que elimine todas las cuerdas
pendientes del embargo, a cambio de brindar una mayor seguridad en el
flanco caribeño.

Acercarse a un éxodo tipo balseros (1994) o del Mariel (1980), o una
combinación de ambos, para eventualmente poner en crisis las relaciones
con EEUU, puede estar en el interés del Gobierno habanero. A fin de
cuentas el aventurerismo político siempre ha sido una de sus marcas.

Su estrategia sería hacer creer a EEUU que con el levantamiento del
embargo y la eliminación de esas leyes migratorias, la eventual mejoría
de la economía desestimularía el éxodo y él estaría más dispuesto a
controlar sus fronteras. Premisa falsa: lo único que puede mejorar la
economía de la Isla y parar el éxodo es un cambio de gobierno y de
modelo económico y político en Cuba, hacia la prosperidad y la verdadera
justicia social. Mientras no ocurra, las salidas continuarán con o sin
leyes favorables y aumentarán con el previsible agravamiento de la
situación interna.

En verdad el único responsable del desastre cubano es el Gobierno mal
llamado "socialista" impuesto que coarta la libertad de desarrollo y la
creatividad del pueblo cubano con sus políticas estadocéntricas,
monopolistas y antidemocráticas en todo sentido.

La Habana sabe que la suspensión total del embargo depende del Congreso
y no del Ejecutivo norteamericano y no desconoce que el éxodo se viene
agravando en la medida en que se acercan las elecciones presidenciales
de noviembre próximo, por lo cual no puede ignorar que podría estar
poniendo en difícil posición a los demócratas.

Tal pareciera que en lugar de agradecer la mano tendida por Obama, se la
quiere morder: "Imperialista" por "imperialista", le debe dar lo mismo
demócrata que republicano, lo suyo es tener siempre en "jaque al
enemigo". Es la naturaleza del fidelismo.

Legisladores norteamericanos de origen cubano y periodistas de igual
cuna se unen al coro de los que piden al Congreso de EEUU que se
suspenda la Ley de Ajuste Cubano y la de Pies secos pies mojados, que
facilitan la instalación en territorio norteamericano de la emigración
ilegal cubana. Con las glorias, se olvidan las memorias.

Algunos lo hacen porque las nuevas oleadas parecen menos ideológicas, y
otros para poner en aprietos al Gobierno demócrata, con vistas a las
próximas presidenciales. Ninguno parece percatarse de que le están
haciendo el juego a la maniobra política de La Habana para amenazar a
EEUU con una avalancha migratoria por el sur si no levanta totalmente el
embargo.

Por otra parte, los políticos latinoamericanos que se han prestado a la
estratagema de La Habana, aduciendo que las leyes migratorias de EEUU
son discriminatorias para los otros pueblos de la región, están siendo
cómplices de la maniobra y de sus consecuencias para la población de la
Isla.

Los que siguen reclamando que deben cambiarse las leyes favorables a la
emigración cubana olvidan que en Cuba siguen existiendo las condiciones
que les dieron origen y que la Llave del Golfo, por razones históricas
que vienen de varios siglos atrás, siempre ha tenido vinculos y
relaciones especiales con el Norte, diferentes al resto del continente.

Pero los escenarios políticos internacionales a veces se mueven por
presiones no muy visibles. Y así, gobiernos y políticos de allá y de acá
se ponen de acuerdo para favorecer estrategias que afectan directamente
al pueblo cubano que es el que en definitiva sufre las consecuencias de
todos estos tejemanejes.

Nadie olvide que los cubanos, no hablo de gobiernos, históricamente
hemos sido abiertos a la inmigración y que en todas las épocas siempre
hemos sido solidarios con los necesitados en cualquier parte del mundo.

Source: Descifrando maniobras | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1470064943_24290.html
Post a Comment